“No sabemos si nuestras flores se venderán, todo se canceló por la pandemia” Productores zapotecas

#PuenteMadera #SanBlasAtempa 23 Oct (#Istmopress) – De amarillo y guinda se pinta el campo istmeño por la siembra de flor de muerto, sin embargo, los más de ochenta productores de Puente Madera,  Oaxaca están en incertidumbre y preocupados, debido a que se han cancelado los eventos públicos relacionados a la celebración del Día de Muertos que incluye el cierre de panteones, derivado de la contingencia sanitaria por el Covid-19.

 

Las flores de esta tierra zapoteca se venden en la ciudad de Juchitán, Salina Cruz y Tehuantepec, pero por el cierre de los panteones, es incierta la vendimia, pues hay desconocimiento de cómo se vivirá este año 2020 la tradición de Día de Muertos.

 

Mientras recorre y supervisa el cultivo de flor de cempasúchil y cresta de gallo, David de la Rosa Reyes, productor zapoteca originario de Puente Madera, Oaxaca, relata que “todo es incierto por esta enfermedad”, refiriéndose al coronavirus, que obligó también a que en esta temporada disminuyeran las hectáreas y el número de productores.

 Flor de muerto1

“Todo es incierto en estos momentos, no sabemos qué ocurrirá, porque nosotros vendemos nuestras flores en Juchitán, Tehuantepec y Salina Cruz, se usan para adornar los grandes altares y ofrendas, pero al parecer en esta ocasión todo será diferente, y tenemos pérdidas, porque nuestra inversión es alta”.

 

Puente Madera, es una agencia municipal que pertenece al municipio de San Blas Atempa, y anualmente unos 80 productores se dedican al cultivo de flor de muerto, es tradición que desde este lugar llegan camionetas realizando compras a mayoreo y salgan “repletas” de flores para su reventa al menudeo.

 

Al respecto, los productores ven difícil que sus flores se vendan como años atrás, donde no quedaba ni una sola flor y la inversión de más de 10 mil pesos se duplica, lo que garantiza una siembra el siguiente año.

 

“Nos preocupa, porque no veremos ganancias, por eso pedimos a la gente que al menos nos compre para sacar nuestra inversión porque es nuestro único ingreso en esta temporada”, dijo el productor, Antonio Chiñas Jiménez.

 

El productor de flor de muerto agregó que “esta difícil la temporada y no saben si venderán la flor”, y todo por la pandemia, que ha impedido realizar todos los rituales de esta temporada de día de muertos en esta región de Oaxaca.

 

*Todos los años luchan contra el cambio climático

 

Además de la pandemia, los cambios de clima también afectaron la producción de esta flor tradicional, este año hubo poca lluvia y se adelantó el viento, además de que el agua de riego llegó tardíamente y la cosecha se logró por el agua que extrajeron de los pozos norias.

 

Ya no saben en qué fechas lloverá, por que las estaciones del año ya no coinciden, por ejemplo, no ha llovido desde que comenzó el mes de octubre y eso impidió que la flor creciera en su tamaño real.

 

“Aunque el terreno es de riego, el agua no llega siempre, tenemos que juntarnos y pelear, además que en este año hubo poca lluvia y encima la pandemia del covid-19,  a diferencia del 2019 cuando llovió fuerte, uno ya no sabe cómo serán los días y los años, pero este en especial ha sido muy difícil, ha sido muy duro cosechar la flor de muerto”.

 

Ismael Luis López,  que solo cosechó media hectárea de un total de una que sembró dijo que un surco de flores de cresta de Gallo las vende en 300 pesos y la de cempasúchil en 200 pesos.

 Flor de muerto2

“Vender las flores de cempasúchil y cresta de gallo no es negocio, pero lo hacemos por que es herencia para nosotros, año con año a partir de esta fecha – 28 de octubre- comienzan a llegar infinidad de personas, algunas nos compran la media hectárea y otros unos cuantos ramos, sabemos que vienen revendedores y otros lo compran para sus altares, Puente Madera es una comunidad típica que cosecha flores de muerto en esta zona del Istmo”.

 

Además de flor de muerto y para sobrevivir los últimos meses de cada año,  los campesinos de Puente Madera también cultivan en el resto del año camote, maíz, flores como la albahaca, de china, margaritas, azucenas, al igual jitomate. Todos viven del campo, en sus hogares las yuntas de buey están listas para salir y recorrer los surcos mientras que las mujeres no dejan un solo día de elaborar las tortillas de totopo.

Diana Manzo / Agencia de Noticias IstmoPress

 

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *