Niño ikoots donará su premio CaSa a biblioteca escolar de San Mateo del Mar

*Es ganador del primer concurso infantil de cuento que organizó el CaSa

#SanMateodelMar 6 Nov (#Istmopress) –  Tiene 7 años de edad, cursa el tercer grado de primaria  y su nombre es Fausto Gael Carrasco Echeverría,  con su cuento llamado “Mitiüüd nine lil” (El  camino del pequeño camaleón),  escrito en ombeayiüts- su lengua madre-  ganó el primer lugar del  “premio Casa Infantil de cuento 2020” que organizó por vez primera  el Centro de las Artesa San Agustín (CaSa), recinto fundado por el artista oaxaqueño, Francisco Toledo.

 

El premio que recibirá son libros con valor de 50 mil pesos, que fue su principal motivo para participar y que ahora Fausto Gael donará, para la creación de la biblioteca escolar de su escuela primaria “Adolfo López Mateos” en su natal San Mateo del Mar y así sus compañeros tengan mayor acceso al mundo de la literatura infantil.

 

Aunque su sueño es convertirse en pintor o presidente, Gael le gusta recrear lo que observa en su pueblo ikoots, y lo plasma a través de la escritura, además ama la lectura, y es que desde sus primeros años de vida, su madre Gloria Mbajnüx Echeverría Palafox lo indujo al mundo de los libros y la escritura bilingüe.

 Fausto Gael niño Ikoots1

 “Mitiüüd nine lil” (El camino del pequeño camaleón)” es un cuento que retrata la vida de un camaleón que va en busca de su madre, y en ese encuentro aparece una serpiente y como piensa que se lo comerá, cambia de color a verde y conforme va caminando va adoptando los colores de un árbol, después gris como la arena, hasta llegar nuevamente al encuentro con su madre”.

 

Emocionado y feliz, Fausto Gael explicó que su cuento fue escrito con el apoyo de su mamá, de quién heredó el gusto por la lectura y la escritura, además su abuelo es un asiduo defensor del ombeyiüts.

 

“Me gusta leer y escribir, mi mamá me enseña muchos cuentos y en mi escuela me enseñan mi lengua, me gusta mucho, así nació este cuento que me gusta mucho y que espero que a los otros niños también les guste, además de que el premio lo voy a donar y así crear la biblioteca de mi escuela, Adolfo López Mateos” expresó.

 

El pequeño aseguró que los libros lo han motivado a crear y recrear muchas historias en su mente, y que seguramente seguirá plasmando a través de los cuentos que le gustaría llegaran a muchos hogares de niñas y niños para que sus padres también se los lean y así se difunda grandemente su lengua madre.

 

 

 

*Heredero del ombeyiüts

 

Fausto Gael es heredero del ombeyiüts, su madre Gloria Mbajnüx Echeverri Palafox es profesora de primaria y su abuelo maestro bilingüe e impulsor de la lengua, por lo que desde sus primeros años de vida convivió con su idioma, del cual está orgulloso de hablar y escribir.

 

En esta comunidad indígena, los profesores como la mamá de Fausto Gael impulsan esta herencia lingüística en las escuelas primarias, a ellos se les reconoce que esta lengua siga creciendo en el númeroA de hablantes y de escritores.

 

Ella reconoce que esa herencia lingüística es la que motivó a Fausto Gael a escribir cuentos y convertirse en un escritor infantil.

 

Dijo que como descendiente de los ikoots, busca que sus hijos sean los que prevalezcan su cultura y tradición.

 

“De mi padre lo heredé yo y ahora estamos motivamos a Fausto para que lea y escriba en nuestra lengua, y eso me da mucho gusto, porque al menos tenemos la esperanza de que lo nuestro, lo que tanto cuidamos y protegemos seguirá vivo y resistirá”.

 

También reconoció que dentro de las instituciones educativas también se fomenta la cultura, la escritura y la lengua de primero a sexto grado, porque quieren que su cultura siga viva por varias generaciones más.

 

“A mi hijo le gusta inventar historias de figuras y personajes fantásticos, entonces la idea era ayudarlo, y pues el resultado es que ganó el concurso, estamos contentos, porque la motivación del premio fue que donamos los libros y lo haremos, por fin tendremos nuestra biblioteca escolar”.

 

Todas las noches Fausto Gael lee un libro acompañado de su madre, y al día siguiente lo plasma en papel por medio de dibujos, después les pone texto, así transcurren sus días de este pequeño que nunca soñó en convertirse en escritor y que ahora lo es.

 

Diana Manzo / Agencia de Noticias IstmoPress

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *