Mujeres indígenas, jornaleros y empleadas domesticas los más vulnerables a trata de personas

#Juchitán 10 junio (#Istmopress).- Las mujeres indígenas, jornaleros y empleadas domesticas, son las más propensas a vivir el fenómeno de la trata de personas debido a que en su mayoría no hablan español aunado a la falta de acceso a la educación y salud informó Mayra López Pineda, en el marco de la impartición de talleres a la comunidad zapoteca de Juchitán sobre trata de personas.

El año pasado, la también defensora de las mujeres presentó un diagnóstico sobre la situación de la trata de personas en el municipio de Juchitán de Zaragoza, Oaxaca, en la cual comprobó que son las mujeres indígenas las que viven con esta vulnerabilidad debido a las condiciones de empleo, migración y acceso a la educación son las más precarias y desfavorables para el resto de la población femenina en general.

En relación con el delito de trata de personas, Oaxaca se encuentra entre los ocho estados (Aguascalientes, Tlaxcala, Chihuahua, Chiapas, Puebla, Veracruz e Hidalgo y la Ciudad de México ) que concentran 81% del total de Averiguaciones Previas sobre trata de personas del fuero común.

Mayra López Pineda quién forma parte de la Articulación ciudadana para la equidad y desarrollo A.C y la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) impartió talleres a jóvenes, funcionarios públicos, personal de seguridad municipal y publico en general para prevención sobre la trata en contextos indígenas.

En el diagnostico sobre trata de personas arrojó que de acuerdo con información obtenida en portales de Internet se reporta que algunas de las modalidades del delito de trata de personas que pudieran prevalecer en mayor manera en Santa María Xadani (población vecina a Juchitán) es la trata para fines de explotación laboral y prácticas análogas a la servidumbre.

Al respecto, se reportó en el 2016 un caso que pudiera tratarse de alguna modalidad de este delito, que es el de un grupo de 22 jornaleros agrícolas que señalan ser víctimas de malos tratos en los campos de cañeros en San Pedro Lagunillas, Nayarit. Entre los malos tratos se encuentran el trabajo de 12 horas seguidas sin agua ni descanso, además de poco salario y enfermedades.

Relató que tristemente la falta de información es la que ha contribuido para que la trata siga vigente, y en algunos casos señaló esta ligado también a los usos y costumbres de pueblos indígenas donde todavía se da la practica de la venta de la mujer para contraer matrimonio.

“El servicio domestico también ha sufrido con la trata de personas debido a que en muchas ocasiones hemos visto que mediante un aparato de sonido y actualmente por las redes sociales se solicitan jóvenes para que trabajen en otras ciudades, eso también es una forma de explotación laboral, porque no se les permite salir”, refirió.

La especialista expresó que las mujeres y niñas indígenas son focos rojos de la trata, debido a que sufre discriminación por ser indígena, pobre y no hablar español.

“El objetivo de estos talleres es que la ciudadanía se informe, además de reconocer la ruta que se debe tomar en caso de que un familiar lo este viviendo, mientras estemos informados, la trata se alejará”, detalló.

Según informes del Registro Nacional de Datos de personas extraviadas o desaparecidas del sistema nacional de seguridad pública, 7 mil 185 mujeres están desaparecidas en México, de las cuales el 44 por ciento no habría cumplido 18 años.

El 31 por ciento de esas desapariciones se concentra en los estados de Tamaulipas y Estado de México y el 52 por ciento de las 7 mil 185 mujeres han desaparecido en lo que va del sexenio de Enrique Peña Nieto.

En esta semana por ejemplo, dos mujeres jóvenes estudiantes de nivel preparatoria desaparecieron en el Istmo de Tehuantepec, sus casos podrían ser relacionados a este fenómeno de trata de personas, sus familiares han solicitado ayuda a través de las redes sociales y han puesto parte a las autoridades de justicia de esta zona de Oaxaca.

 

Diana Manzo/Agencia de Noticias Istmopress

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *