Mucha voluntad pero poca organización, familias claman ayuda tras terremoto

#Juchitán 09 septiembre (#Istmopress).- El miedo no se olvida, el dolor mucho menos, han transcurrido dos días del terremoto de 8.2 grados que sacudió el Istmo de Tehuantepec y las familias claman ayuda en todos lados porque nada les ha llegado, la desesperación es enorme, unos por alimentos otros por servicio medico.

En las redes sociales se han formado centros de acopio para ayudar, otros brindan comida y hospedaje desde sus colonias a sus vecinos que lo perdieron todo, sin embargo la organización de las autoridades gubernamentales de los tres niveles (local, estatal y federal) se ha tornado deficiente coindicen los afectados porque los víveres y alimentos no se ven, no han llegado.

No son una o dos o tres las familias que lo perdieron todo, sus casas y todas sus pertenencias, sino miles en todo el Istmo de Tehuantepec, en Juchitán, Asunción Ixtaltepec, Unión Hidalgo, Xadani, Santiago Niltepec, San Mateo del Mar y otras comunidades los apoyos han quedado en discursos y en otros ni siquiera han recibido el “saludo” o el “buenos días” de sus alcaldes.

El saldo de los fallecidos según el gobierno de Oaxaca asciende a 46 personas incluyendo el policía municipal que apenas fue localizado sin vida de los escombros del derrumbe del palacio municipal de Juchitán.

En Unión Hidalgo, hay más de 200 casas derrumbadas, esas familias viven en sus patios o en la calle, algunas han recibido el apoyo de voluntarios independientes y otros de sus amigos, aquí no ha llegado la ayuda del gobierno de Oaxaca y tampoco se activó el Plan DN-III.

“A nosotros nos visitó el de protección civil, tomó nota del estado critico de la casa y se fue, al presidente no lo hemos visto, no se ha dignado a visitarnos, somos su gente, somos sus paisanos que hoy vivimos en desgracia”, dijo Margarita Luis Martínez, afectada.

En Juchitán a pesar de la llegada del gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat y del presidente de la república, Enrique Peña Nieto, las cientas de familias zapotecas afectadas no han visto “las promesas” convertidas en hechos.

La familia Castillo Medina vive desde hace dos días en la cancha “Che Gómez” junto con otras 50 familias de Juchitán que perdieron sus casas y otras sufrieron afectaciones que les impide quedarse, solo ha recibido un bote de agua del DIF de Juchitán y una despensa que entregó el ejercito mexicano.

“Necesitamos de comer, no tenemos dinero, no hay agua y tampoco alimentos, los niños requieren de leche y pañales también colchonetas pero nadie nos ayuda, todo ha quedado en palabras”, expresó Margarita Santiago, afectada.

En Asunción Ixtaltepec, el fuerte temblor del jueves 7 de septiembre provocó que Sonia Manuel López lo perdiera todo, su casa se desplomó por los movimientos fuertes de la tierra, su mamá de casi 90 años quedó atrapada y por fortuna sobrevivió.

Sonia lamentó que el alcalde ixtaltepecano, Oscar Toral a dos días de lo ocurrido no los visite y tampoco les brinde ayuda de ninguna forma.

“Mi vecina me dio acilo, aquí hemos dormido en el patio, hemos comido con lo poco que tenemos, nadie nos ha dado nada, estamos abandonados, Juchitán no es toda la desgracia, estamos varios pueblos vecinos y nadie dice nada, exigimos a Peña Nieto y Murat atendernos”.

Eutiht Dolores Manuel, Margarita Valdivieso Sarabia e Isabel López Pérez; también claman apoyos, sus casas están derrumbadas, no pueden entrar, si no fuera por sus vecinas y parientes no tuvieran donde comer.

“Exigimos a nuestro presidente municipal Oscar Toral que nos apoye, no solo queremos discursos, queremos hechos, queremos comida, no tenemos nada, perdimos nuestro único patrimonio, nuestro hogar”, dijeron.

En el tema de la salud, han comenzado las brigadas en diversos espacios públicos, debido a que el Hospital General de Juchitán, el más grande de la región fue cerrado ante el daño que tuvo por el terremoto.

La noche del 7 de septiembre, se habilitó una pista de baile que está a la intemperie y junto a la unidad medica para atender a los pacientes que sumaban cientos de heridos, la mayoría por golpes.

Luis Aquino Santiago, medico neonatologo del Hospital General de Juchitán reconoció que la “Voluntad” popular ha sido eficiente, la gente le ha brindado cobijo y alimentos a sus vecinos, pero no existe una organización de las autoridades quienes desconocen como actuar y como ayudar de forma eficiente.

Recordó que la noche del terremoto, un bebe prematuro de escasos 30 semanas nació en una ambulancia afuera del hospital, sin condiciones pero con mucha voluntad ha logrado sobresalir y vivir.

“La gente está apoyando, la solidaridad está, no así la repartición y entrega de apoyos, sabemos que nadie esta preparado y este terremoto rebasó todo, pero es urgente que la gente reciba la ayuda porque se quedó sin nada, lo perdió todo”.

La alcaldesa de Juchitán, Gloria Sánchez López informó que por los daños ocurridos en el inmueble que ocupa el palacio municipal, se habilitó una oficina alterna en el Foro Ecológico Juchiteco para brindar atención a la ciudadanía.

Explicó que tanto el gobernador de Oaxaca como Enrique Peña Nieto, presidente de la república han girado ordenes para la ayuda, que hasta este momento apenas ha comenzado a llegar.

“El daño en Juchitán es invaluable, no tenemos cuantificado todo, pero son cientos, estamos trabajando en apoyo de todos, no es nada fácil y requerimos la ayuda de todo el pueblo, es momento de solidarizarnos”, dijo.

En los pueblos afectados incluyendo Juchitán, los alimentos están escasos, apenas se reactivó una parte del comercio en el centro de Juchitán, las grandes cadenas de supermercados están cerradas, y todo ha elevado su costo además se han dado vandalismo y saqueo en algunas tiendas de abarrotes.

 

Diana Manzo/Agencia de Noticias Istmopress

 

dav
dav
Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *