Migrantes no acompañados recibirán ayuda humanitaria en la CDMX  

#Juchitán 05 jul (#Istmopress) .- Unos 50 migrantes  no acompañados entre 12, 14, 17  y 20 años de edad emprendieron con el apoyo de voluntarios y del refugio de migrantes “Hermanos en el camino” que fundó el sacerdote Alejandro Solalinde Guerra su camino hacia la ciudad de México en donde recibirán ayuda humanitaria en el nuevo espacio denominado “Centro de Protección Internacional para Adolescentes Centroamericanos” (Ceproaic).

En este espacio que también se fundó por iniciativa del sacerdote Solalinde Guerra, se espera que los jóvenes que en su totalidad han sido victimas de violencia en sus países y también en México reciban ayuda psicológica y alimentos para continuar con su sueño americano.

Originarios de Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala, los adolescentes  expresaron que esta acción humanitaria los vuelve a la vida, porque en sus países lo único que habían vivido es violencia y mucha persecución de parte de los Maras por eso la mayoría huye.

El Ceproaic que inicialmente se colocó en la capital oaxaqueña cambió de sede a la Ciudad  de México debido a que cada vez llegan más adolescentes al refugio de ciudad Ixtepec aspirando ayuda humanitaria  aunado a que se ha encontrado con el apoyo del gobierno de la Ciudad de México y de activistas de universidades públicas y privadas.

Solalinde Guerra señaló que la migración sigue siendo critica porque el principal factor continua siendo la violencia principalmente en el país de Honduras en donde ocupa el primer lugar de centroamérica seguido de El Salvador. Guatemala y Nicaragua.

Añadió que es lamentable que el 80 por ciento de los menores no acompañados que llagan a territorio mexicano vivan violencia en este país aunado a la violencia por la cual abandonan sus países.

“En México principalmente en esta parte del sur del país los migrantes que cruzan viven violencia, algunos física y sexual, en estos meses hemos notado la presencia de un aumento considerable de jóvenes,  llegan 400 diariamente por esta frontera sur del Estado de Chiapas, cada vez abandonan más su país, no por comida sino por la violencia tremenda y el miedo de pertenecer a las bandas delictivas, especialmente los Maras”, indicó.

El viaje de los adolescentes migrantes fue en dos unidades tipo urvan que fue rentado por los activistas del albergue, el cual tuvo una parada en la capital oaxaqueña y finalmente con destino a la Ciudad de México acompañados de personal de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) a cargo de Elizabeth Lara.

Diana Manzo/Corresponsal

 

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *