Marchan en Unión hidalgo para rechazar nuevo parque eólico

#UniónHidalgo 03 septiembre (#Istmopress).- Unas 500 personas entre comuneros, mujeres, ancianos, jóvenes, pescadores de la comunidad zapoteca de Unión Hidalgo marcharon como rechazo a la instalación de un nuevo parque eólico “Gunna Sicaru” que pretende construir la empresa Eólica de Oaxaca filial de Ellectric de France (EDF) sin previa consulta.

La manifestación que partió de la explanada de los pescadores en la quinta sección estuvo acompañada de representantes de pueblos zapotecas de Juchitán, San Blas Atempa, Álvaro Obregón, Ciudad Ixtepec y Santa María Xadani e ikoots como San Mateo y Santa María del Mar que mantienen una resistencia ante los megaproyectos mineros, eólicos y a las Zonas Económicas Especiales en esta zona del Istmo de Tehuantepec.

Una banda de música acompañó al contingente por las principales calles de la comunidad y con enormes mantas, carteles y también un altavoz denunciaban la violación del derecho a la consulta indígena debido a que el año pasado en el mes de junio la comisión reguladora de energía de la Secretaria de Energía (Sener) otorgó a EDF sin previa consulta el permiso de construcción de su nuevo parque eólico con número de resolución RES/1219/2017.

En el permiso otorgado indica que la “Central Eólica Gunaa Sicarú” contará con 96 aerogeneradores, con una capacidad de 2.625 megawatts cada uno para generar un total de hasta 252 megawatts. De igual forma, se estipula que la producción anual estimada será de 825.7 gigawatts hora por un tiempo de 30 años.

La marcha concluyó con un mitin frente a la explanada principal del palacio municipal en donde representantes de organizaciones de Unión Hidalgo e invitadas hicieron uso de la palabra rechazando el nuevo parque eólico porque aseguran se trata de una imposición porque se violentó el derecho a la consulta, es decir ya no fue previa, libre e informada conforme al convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Oscar Marín Gómez, representante de los bienes comunales de la comunidad zapoteca manifestó que no se oponen al desarrollo social como muchos dicen, pero aclaró que los 23 parques eólicos instalados en el corredor eólico del Istmo de Tehuantepec lejos de dejar desarrollo han dejado conflictos sociales, económicos y políticos.

Explicó que las tierras de Unión Hidalgo son comunales porque existe un decreto presidencial de 1964, sin embargo existen pobladores que se han adueñado de las tierras y las han cambiado a pequeñas propiedades y ahora dicen que son suyas sin importarles el daño ambiental y al suelo que pueda ocurrir con la colocación de las turbinas eólicas que para montarse requieren de cientos de toneladas de cemento.

“Estamos preocupados por que las empresas eólicas, primero Demex donde no hubo consulta se instaló y abarcó terrenos de nuestro Palmar, que es una reserva ecológica que cuidamos y protegemos todos, ahora viene EDF quién con dádivas como premios, apoyos a escuelas y otras cosas intenta convencer al pueblo de que habrá progreso, nosotros no nos oponemos al desarrollo, que quede claro”, dijo.

Guadalupe Ramírez, representante del grupo de mujeres indígenas defensoras de la Vida de Unión Hidalgo rechazó que con la llegada del segundo parque eólico a la comunidad el desarrollo y progreso arribe a la comunidad zapoteca, por lo que pidió al pueblo a luchar por su tierra y territorio.

“A nosotros no nos consultaron y los permisos del nuevo parque eólico ya están, tenemos derecho a una consulta libre, previa e informada, pero no lo hay, el permiso de construcción ya se dio para EDF, exigimos que nos consulten para el nuevo parque eólico, los indígenas tenemos derecho, tenemos voz y tenemos vida”, resaltó.

Los representantes de las organizaciones expresaron que seguirán de cerca esta lucha y respaldaran al pueblo de Unión Hidalgo, quienes denuncian que sin previa consulta se otorgaron permisos, se arrendaron tierras y se están dando apoyos a la comunidad.

Según el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, este nuevo parque eólico que se instalará dejará una remesa económica para la entidad de 600 mil millones de pesos.

A esta marcha participaron como observadores representantes de organismos de derechos humanos y sociales como la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca y también la agrupación social Proyecto de Derechos Económicos Sociales y Culturales A. C.” (ProDESC).

 

Diana Manzo/Agencia de Noticias Istmopress

 

dav
dav
Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *