Los juchirap, le cantan a la no discriminación del zapoteco

#Juchitán 27 dic (#istmopress).- Con el lema de “Uno para todos y  todos para uno”  Cosijopi, Lenin y Antonio, “Los Juchirap” son los autores de “Ladxidua Ripapa”,  “Mi corazón palpita” una canción  que ha sido un éxito, es una más de su amplio repertorio musical , la cual fue escrita y es interpretada en su lengua materna “el zapoteco” como una lucha por la no discriminación de este idioma.

Los Juchirap, originarios de la ciudad de Juchitán, nacen como agrupación en el 2013. Simulan  a  los tres mosqueteros,  porque se han vuelto inseparables,  su único objetivo es que a través del genero rap puedan conquistar la mente y corazón de quienes los escuchan y concientizarlos de valorar su identidad.

Con apenas 19, 20 y 21 años de edad Cosijopi, Carlos Lenin y Antonio han crecido musicalmente hablando, anteriormente se presentaban en escenarios locales y ahora lo hacen nacionalmente.

Los tres mosqueteros consideran que los estudios van ligados con la música, cada uno estudia la educación formal como cualquier joven con ganas de concluir una carrera profesional. Antonio lo hace en el área de ingeniería,  Cosijopi en la música y Lenin está por concluir su preparatoria.

Aseguran que su única arma para “conquistar al mundo” son sus canciones, las cuales contempla temas sociales de su Juchitán y a nivel nacional; a través de versos y rimas le cantan al amor, a la vida, a los sueños, a la violencia, a los conflictos sociales como desapariciones, asesinatos, migración  y también lo han hecho para exigir la aparición con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

De origen humilde, los tres jóvenes conocieron del Rap a través de influencia de sus familiares, en el caso de Cosijopi y Antonio, quienes son primos, fue un tío  un poco mayor que ellos quién les mostró música de Becose, Michael Jackson, Violadores de Verso entre otros; lo mismo ocurrió con Carlos Lenin, quien vivió rodeado de primas mucho mayor que él y le influenciaron a agrupaciones como Control Machete y Carrillo Rokers.

En el año 2012 la vida decidió juntarlos y fue a través de sus amigos realizaron “Batallas” con la finalidad de mostrar  sus temas y composiciones; los primos Cosijopi y Antonio conocieron a Carlos Lenin, con quién de inmediato fusionaron  y desde entonces Juchirap se presenta en diversos escenarios.

Sabidurías de la abuela “María Chion” también los han convertido en temas de su material discográfico, que a pesar de que fue grabado en un estudio no profesional es reconocido por el contenido temático de sus letras.

Antonio, calificado  por sus compañeros como el más perseverante de los Juchirap, relató que a sus escasos 20 años ha vivido en demasía, relató que la violencia de su hogar causada por su padre alcohólico lo ha hecho madurar mucho, recuerda que la primera canción escrita fue para su madre y hermana.

“Los tres hemos vivido muchas anécdotas personales, Cosijopi es el más serio, él le canta al amor, mientras que Carlos Lenin, quién quedó huérfano de madre ha sido difícil superar la batalla en que vive, lo mismo ocurrió conmigo, mi padre es alcohólico y eso me ha enseñado a ser muy agradecido con la vida”, narró Antonio.

Para Lenin, el “suertudo” interpretar temas en zapoteco no lo hacen para  “obligar” a nadie a aprenderlo, sino por su gusto y amor al dialecto.

“Le cantamos al didxaza’, como le hacemos al amor, el que quiera aprender su dialecto lo hará por convicción y no por obligación; todo lo que hacemos lo sacamos del pecho y la cabeza, así somos los Juchirap, viajamos porque los disfrutamos, caminamos por que nos gusta conocer y cantamos por que queremos un alto  a la discriminación, que a los jóvenes no les de pena hablar en su idioma, sea cual sea”, expresó Carlos Lenin.

Cosijopi el entusiasta y a la vez el más serio de los tres,   explica que en su repertorio tienen más de cien canciones, y a pesar de que no saben escribir  bien el zapoteco, lo interpretan  con amor y con pasión, porque aseguran que desde su nacimiento lo han escuchado de los cantos y palabras de su abuela.

Desconocen si es fama lo que actualmente viven, lo que sí están concientes es que cada vez sus cuentas sociales tienen más seguidores, los invitan a más presentaciones y están preparando su segundo material de forma profesional.

“Tenemos el apoyo del suizo Heins Schaub, el ha creído en nosotros, en su galería “El Ocote” montó un estudio de grabación y ahí nos la pasamos día y noche, no sabemos del tiempo, solo nos hemos dedicado a producir texto,  a coincidir con lo que pasa en el mundo y cantarlo a través del rap y nuestra lengua materna, el zapoteco”, concluyeron.

DIANA MANZO/CORRESPONSAL

juchirap

 

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *