Llevan 10 meses sin médico en Benito Juárez Chimalapa y resisten usando plantas medicinales

#Juchitán 31 Jul (#Istmopress) – Con hierbas naturales   como el sauce, prodigiosa, verbena, hierbabuena, Hierba Santa, Ruda entre otras plantas medicinales, los pobladores zoques de la comunidad de Benito Juárez Chimalapa Oaxaca resisten  a sus males y se han curado las diversas enfermedades, porque su  único centro de salud está cerrado desde hace diez meses.

 31 Jul sin médico Benito Juárez Chimalapa

La doctora de la clínica se fue y desde entonces está cerrada, y aunque hasta el momento ninguno de los 400 habitantes han presentado síntomas relacionados al Covid 19, ellos se protegen usando sus plantas medicinales, así se curan las gripes, tos y temperatura.

 

Benito Juárez, es una comunidad enclavada en la selva de los chimalapas y que pertenece a la alcaldía de San Miguel Chimalapa, se ubica a 3 horas y media de Juchitán Oaxaca y unas 8 horas de la capital de Oaxaca,  y por su cercanía y colindancia  con el estado de Chiapas vive desde hace varias décadas un conflicto limítrofe por un asunto de invasión de tierras, que se agudizó en el 2011 y desde entonces ha vivido  los constantes conflictos.

 31 Jul sin médico Benito Juárez Chimalapa1

“Aquí nos hemos curado con hierbas, con plantas, la asamblea decidió que ya no hiciéramos tanto ruido cuando la doctora recogió sus cosas y se fue,  porque también nos estamos cuidando de no contagiarnos de esta pandemia, sin embargo creemos que como derecho humano, la salud es primordial, pero no tenemos el acceso, la clínica lleva diez meses cerrada y tampoco tenemos medicinas, entonces optamos por lo natural, por la medicina que nos heredaron nuestros ancestros y así sobrevivimos a los embates de las enfermedades”, explicó Angélico Solano , Secretario auxiliar del comisariado de bienes comunales de Benito Juárez.

 

 

El Hospital más cercano se ubica en Tapanatepec Oaxaca ubicada aproximadamente a 50 kilómetros de distancia, y además tienen la creencia que si acuden y los internan, seguramente ya no regresaran vivos a su comunidad.

 

Los pobladores manifestaron que la salud es un derecho humano y que las autoridades deben proveer este servicio básico, sin embargo a ellos no se les ha garantizado, por lo que se han organizado e ingeniado usando la medicina tradicional que heredaron de sus abuelas  y abuelos.

 

“Cortamos la corteza del árbol de sauce y así aliviamos la temperatura, también con las hojas de la verbena calmamos la deshidratación, los dolores de panza con la hierbabuena, la desinflamación con hierba santa, y así con otras plantas que aquí cultivamos y tenemos en los jardines o del bosque, vamos y cortamos, así nos hemos curado”, explicó Alberto Pacheco.

 

Las embarazadas lo que hacen es acudir con la partera del pueblo, que les lleva su control pre natal a base de masajes y medicamentos que previamente adquirieron como ácido fólico, en lo que va de la pandemia han dado a luz aproximadamente 10 mujeres.

 

Apenas la semana pasada, la organización artículo 19 a través de una denuncia hecha por la organización  civil “Maderas del Pueblo del Istmo” que dirige Miguel Ángel García, denunció que en la localidad de Santa María Chimalapa tampoco había servicio médico, ante lo cual la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) solicitó a los Servicios de Salud  de Oaxaca (SSO) un informe detallado de los motivos y así atender este servicio básico.

 

****“La defensa de la selva lo hacemos nosotros, del gobierno no hemos visto nada” comunero

 

Para evitar contagios del Covid- 19, los comuneros zoques prefieren no salir o solo lo hacen una vez al mes, les preocupa que esta “enfermedad” como ellos lo llaman llegue y acabe con su gente, para sobrevivir cultivan su maíz y frijol, sin embargo siguen preocupados por el asunto agrario porque todos los días ven invadidos sus tierras y el gobierno aseguran no hace nada.

 

Según datos de los comuneros, el estado de Chiapas ha invadido cerca de 160 mil hectáreas de territorio “chima” de las 594 mil  que contempla este espacio geográfico, pero al no ver respuesta y acción de las autoridades, ellos han hecho guardias y la defensa es prácticamente comunitaria.

 

“La defensa de la selva la encabezamos los comuneros, nosotros, el estado y el gobierno nos han dejado solos, no hemos visto nada, pero ya entendimos que mejor así, es nuestra tierra, nosotros vivimos aquí, de aquí comemos, y seguiremos luchando, esperábamos una buena resolución el 2011, pero aún está en tribunales, no vemos claro, confiábamos que ahora con el gobierno de Obrador, las cosas cambiarían, pero ni caso nos hacen”, explicó Angélico.

 

Mientras ve pasar los días en espera que la crisis sanitaria acabe o al menos vuelva a semáforo verde , los comuneros siguen cosechando maíz y frijol, de eso viven, la vida en los  altos de chimalapas, en esta zona montañosa es así, no hay clases desde marzo y tampoco médicos y enfermeras desde el mes de octubre.

 Diana Manzo / Agencia de Noticias IstmoPress
Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *