Las mujeres zapotecas de San Blas en la defensa de su tierra y territorio

#SanBlasAtempa 11 mayo (#Istmopress).- Las mujeres indígenas zapotecas de San Blas Atempa así como los hombres que son campesinos se han unido en la defensa de su tierra y territorio, a ellas nadie las detendrá porque aseguran que defienden su espacio de vida, su lugar de origen de donde obtienen recursos naturales para comer y que ahora se ve amenazado por la construcción de una subestación eléctrica que beneficiará a un parque eólico de la Secretaria de la Defensa Nacional (Sedena).

Rosalba López Jiménez junto con otras 50 mujeres que son originarias de Puente Madera, agencia municipal de San Blas Atempa participan activamente y se oponen a esta obra, se dedican a la venta de totopo para sustentar a sus familias, sobreviven al amparo del Cerro Igú y la zona de El Pitayal, que es un espacio natural que les provee de animales de caza y de leña para los comizcales, hasta cinco o seis en cada casa.

La falta de lluvia las obliga a comprar el maíz, costo que asumen por inopia, “ni en la refinería hay trabajo, nuestros maridos trabajaban en las compañías de la construcción, ahora ni eso, del totopo vivimos, quién va a comprar si todo mundo quiere vender”, expresaron.

Cerca de sus hogares, la Sedena lleva más de dos años de construcción de su parque eólico “Granja Sedena”, el responsable de la obra está a cargo de la empresa “Tradeco”, sin embargo no ha funcionado debido a que falta construir la subestación eléctrica.

Las mujeres aseguran que construir una subestación acabaría con la flora y la fauna de su reserva natural “El Pitayal” y también del Cerro Igu, que es un centro religioso de los zapotecas y que ha sido venerado de generación en generación.

“Nadie nos pidió autorización de que en nuestro espacio natural la Sedena construiría una base de mucha extensión, nos enteramos que el comisariado de bienes comunales, Inocencio Patiño Cristóbal entregó estas tierras sin consultarnos, nosotras nos oponemos a todo este engaño”, dijeron.

EL parque eólico Sedena tendrá una capacidad de producción nominal total de 15 megawatts de energía eléctrica para alimentar al sector de la dependencia federal en modalidad de autoabastecimiento y las turbinas que se han montado son de la empresa danesa “Vesta”.

Rosalba López Jiménez aseguró que su defensa es por la vida, en el Pitayal sus maridos recogen leña y practican la cacería de animales silvestres de modo sustentable para comer.

“No queremos que nuestra vida cambie, nosotras queremos vivir libres, esta sub estación y los ventiladores no nos traerán beneficios, a nosotros nadie nos preguntó si queríamos que llegaran, simplemente se pusieron y listo, pedimos que se vayan”.

Dijo que la lucha de las tres agencias municipales (Puente Madera, Rancho Llano y Santa Rosa) es porque en la reserva el Pitayal los hombres acuden a colectar leña para que sus esposas realicen comida, por eso se oponen a que sea destruido.

“Aquí no hay intereses personales, todo es comunitario, por eso en este bloqueo hay hombres, mujeres, jóvenes e inclusive menores de edad, estamos luchando porque nos tomen en cuenta, hay leyes que así lo dicen, pero aquí se violentan”, expresó.

 

Diana Manzo/Agencia de Noticias Istmopress

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario en: “Las mujeres zapotecas de San Blas en la defensa de su tierra y territorio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *