La lámina foliada y su brillo de plata

#UniónHidalgo 2 Sep (#Istmopress) – Sobre la avenida Hombres Ilustres lado este de Unión Hidalgo, a una cuadra, antes de llegar a la ribera del río Espíritu Santo, los propietarios de este sitio, de nuevo colocaron unas láminas de zinc, para delimitar el terreno que quedó baldío, en el año 2017, la casa de arquitectura local se desplomó, solo queda un viejo portón de manera de obra local, este  tipo de pórticos fueron fabricados por el señor ya finado Ta Pedro Siquio. 

 

Justo en una esquina sobre la calle Vicente Guerrero, se encuentra el cerco de láminas que los dueños aprovecharon para rehacer el folio que ese año, la  Secretaria de desarrollo agrario, territorial y urbano (SEDATU) encabezó en la población auxiliados de personas que trabajaban en el bienio del profesor Wilson Sánchez. Que después tuvo una larga lista de denuedos y un sin número de desaciertos llegando hasta lo ilícito, con respecto a estas viviendas que la SEDATU entregaría. 

 

Se les indicó a los pobladores que recibirían en una tarjeta de banco la cantidad de 120 mil pesos, 90 de ello para compra de materiales de construcción canjeables en las ferreterías, y 30 mil sobrante para otros usos referidos a la vivienda. 

 

Muy a su pesar, debían aun contra su voluntad derribar la casa sobrante, es decir no hubo siquiera inspección ocular o la visita de un especialista para saber si la casa podría ser remodelado parcialmente o total, cuyas palabras flotaban en el aire, andaban de boca en boca, si era daño parcial se les otorgaba menos, y muchas personas a sabiendas que 120 mil, es poco para una construcción apropiada, se arriesgaron a demoler toda su casa. 

 

Esta familia en particular sigue en espera, desea recibir las dadivas que no le llegaron, aun se anuncia el folio en la lámina que brilla como plata en los días soleados. El folio 2761002301 abarca las láminas de zinc, que me provoca coraje e impotencia, no es posible que ahora SEDATU sea un enlace con la Comisión nacional de vivienda (CONAVI). 

 

La SEDATU como CONAVI garantiza en papel el derecho a una vivienda adecuada para todas las personas, a partir de un enfoque de derechos humanos con pertinencia cultural y regional. Y la CONAVI por su parte es una entidad del Gobierno de México que otorga subsidios para una vivienda adecuada, dirigidos a las personas que más lo necesitan.

 

Esto significa que todas las personas son importantes para ellos, pero la lámina denuncia que en los hechos esto es solo letra muerta, o que simplemente no es así. 

 

A unos días para cumplirse 4 años del fatídico 7 de septiembre, aun quedan muchas viviendas sin reconstruir, compadrazgos, favoritismos y mil formas de corrupción flota en el aire, si las viviendas están lejos de ser respetadas como entidad de cultura local, sin dignificar los espacios para que las personas de Unión Hidalgo, disfruten de una casa digna y confortable.  Ya no digamos que puedan recuperar el estilo arquitectónico que podrían tener. Ojalá se pudiera.  

 

Víctor Fuentes / Agencia de Noticias IstmoPress

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *