La inclusión del muxhe en las velas de mayo aún rezagada en Juchitán

#Juchitán 25 mayo (#Istmopress).- Mujeres transgénero (muxhes) de Juchitán coinciden que viven lejos de la inclusión en sus fiestas tradicionales que son las velas, en especial la del patrón San Vicente Ferrer, aún son discriminadas y sufren de transfobia, no basta con quejarse aseguran algunas ni publicarlo en redes sociales dicen otras, su meta actualmente es tener injerencia a través de las leyes oaxaqueñas para que sean incluidas y respetadas como seres humanos.

Las Velas en Juchitán son fiestas tradicionales nocturnas que se realizan en su mayoría en honor a la Santa Cruz y a San Vicente Ferrer, algunas datan de más de cien años y son organizadas por un grupo de personas que se conocen como integrantes de una mesa directiva (presidente, secretario, tesorero), y quienes junto con los socios de las velas ponen las reglas de cada festividad.

En Juchitán y los pueblos zapotecas, a la comunidad de la diversidad sexual se le conoce como Muxhe, termino que fue acuñado como identidad cultural para identificarlos y que tiene dos géneros: El Muxhe masculino y el Muxhe femenino.

El género de Muxhe masculino sí entra a la vela porque no viste de mujer y tampoco se maquilla y acepta las reglas de ingreso porque en su forma de vestir lo hace como si fuera un hombre, usa pantalón oscuro y guayabera blanca, en cambio el muxhe femenino viste con enagua y huipil y se maquilla, por lo que de inmediato se excluye.

Cada directiva y sociedad de la vela decide la inclusión o no de los muxhes, por ejemplo en la vela Biadxi que es con la que comienza la semana mayor de las velas de mayo si entran con indumentaria de la mujer zapoteca (enagua y huipil), mientras que en la “vela grande” como conocen a la vela San Vicente Ferrer existen restricciones que son anunciadas con anticipación en las invitaciones y en redes sociales.

La etiqueta de restricción indica lo siguiente: “Prohibido la entrada a personas que no respeten las siguientes indicaciones: Hombre vestido de mujer o mujer vestido de hombre, y el incumplimiento de los requisitos nos obliga a negarles la entrada”.

Reglas vs Discriminación

La presidenta del grupo de socios de la Vela San Vicente Ferrer lado norte Geraldina Santiago Velásquez expresó que no es una discriminación lo que hacen al negar el ingreso de los muxhes mujeres sino se refirió a que ellos tienen su propia vela y deben respetar.

“Son reglas que todos los socios tomamos, no se trata de Geraldina, se hace un consenso y lo que hemos analizado es que la mujer juchiteca es la que por tradición porta el traje regional, entonces cuando un muxhe lo usa simplemente se pierde el respeto del atuendo tradicional, nuestra vela es muy concurrida van aproximadamente 10 mil personas, no faltan las cámaras fotográficas, sentimos que cada grupo tiene su vela y lo que pedimos es respeto”.

Resaltó que los muxhes hombres si pueden entrar porque usan su guayabera y pantalón y se les respeta. “Nosotros respetamos a la comunidad de la diversidad sexual, ellos nos han tachado de discriminatorios, pero ellos son hombres que se visten de mujer y eso no lo podemos permitir, no son mujeres para vestirse con el atuendo tradicional que usamos, y deben entenderlo”.

Agregó que hace un par de años es que la comunidad transgénero comenzó a vestirse con el atuendo tradicional, antes querían entrar con sus vestidos.

Por su parte el presidente de la Vela Biadxi, Tomás Matus dijo que el tema de la comunidad muxhe se ha discutido mucho, sin embargo finalmente en este año si participaron y entraron vestidas con el traje tradicional.

“Nosotros lo único que pedimos es que vengan vestidos con las normas que son “pantalón oscuro y guayabera blanca o traje regional” no se aceptan vestidos y tampoco camisas y pantalones de otro color”, expresó.

*Cambiar el discurso por leyes… el camino del muxhe en Juchitán

Para Mística, Biiniza y Naomí, tres muxhes de Juchitán reconocidos por su activismo en la diversidad sexual expresaron que la discriminación es una realidad y aunque en la noche de la vela grande “San Vicente Ferrer” añoran entrar simplemente no acuden.

Aseguran que su pecado para negarles el acceso es maquillarse, usar tacones y feminizar su imagen con el traje regional de la mujer istmeña, sin embargo la sociedad juchiteca debe anteponer el respeto a sus derechos humanos y no excluirlas de las tradiciones.

Resaltaron que ya no quieren que las llamen “pobrecitas” y tampoco que solo las reconozcan como las que “realizan oficios típicos” o como “trabajadoras sexuales” sino ahora buscan tener oportunidades de trabajo en oficinas y espacios institucionales.

“Pataleamos y nos enojamos, decimos discursos de transfobia pero es momento de pasar a crear leyes y eso es lo que estamos buscando, que desde los legisladores se decreten leyes en el código del registro civil de Oaxaca, en donde podríamos realizar tramites de cambio de identidad en cuanto al género, eso nos ayudaría a dar certeza de nuestras acciones y también nos incluiría en espacios laborales”, explicó Biiniza Carrillo Medina.

Abundó que en Oaxaca han dado el primer paso con la legisladora oaxaqueña Virginia Calvo quién ha escuchado la propuesta y desea contribuir para que a través de la ley puedan ser reconocidas e incluidas en diversos aspectos entre ellos en las festividades y en el trabajo.

Naomí en cambio dijo que es lamentable que en las velas de su pueblo no puedan entrar, que la discriminación aún persista cuando Juchitán, es conocido como el paraíso muxhe, lo cual negó que exista.

“Aquí no hay paraíso muxhe y tampoco somos el tercer sexo lo que deseamos es que se respeten nuestro derechos humanos, que seamos valoradas como tal y que nos permitan convivir con nuestras amistades en las velas de Juchitán, sobre todo la vela grande, porque en otras como San Vicente Chico, Pescadores y Biadxi tenemos libre acceso, no sabemos porque no es parejo “, resaltó.

Mística finalmente agregó que es triste saber que existen muchos documentales y textos que resaltan que el muxhe en Juchitán es libre, pero no es cierto, por que al muxhe solo lo buscan porque es útil en peinar, tejer trajes regionales, realizar peinados, pero en sus fiestas les niegan la entrada.

Hay tolerancia y respeto, pero no inclusión de la comunidad muxhe

Jorge Magariño, director del Instituto de la Cultura Zapoteca (Inculza) reconoció que Juchitán no existe el tercer género y tampoco es el paraíso muxhe porque “la moralina no nos deja avanzar”, es decir no se ha pasado a la inclusividad.

Dijo que tolerancia y respeto lo hay pero no la inclusión, por lo que es necesario que la sociedad reivindique su postura, que analice donde está ubicada en el marco del respeto a los derechos humanos.

“Nos hace falta voltear a ver que pasa con la sociedad juchiteca, porque a los muxhes los quieren en sus pachangas pero no en sus velas, porque los toleran para confeccionar su ropa o realizar un peinado pero los excluyen”, expresó.

 

Diana Manzo/Agencia de Noticias Istmopress

 

15194432_1743312109328979_3927082920360520247_o

18556097_1455900781138063_3370614302438302707_n

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *