Kevin, el niño que vive con las secuelas del dengue hemorrágico

#Juchitán, Oax. 12 Nov (#Istmopress) – En una cama cubierta de tul blanco descansa  el pequeño Kevin sin poder moverse, las secuelas del dengue hemorrágico  han sido intensas para su cuerpo, ha pasado por varias cirugías entre ellas una traqueotomía por  medio del cual puede respirar, su anhelo de volver a correr y jugar con sus amigos,  esa es  la fuerza que lo mantiene vivo.

 

Tiene once años de edad y desde el pasado 18 de septiembre su vida cambió por completo,  su cuerpo comenzó a desvanecerse y a sentir dolores intensos que lo postraron en una cama del hospital, después vinieron los vómitos con sangre, así como la inflamación intensa de órganos como  el  hígado, pulmón y cerebro.

 

Kevin es un milagro expresa con emoción su madre Luz, quién recuerda que ningún medico le daba esperanzas de sobrevivir porque el dengue hemorrágico que le atacó es uno de los mortales; ahora su preocupación  son los gastos de su recuperación que  son altos e incluso su esposo Francisco tuvo que endeudarse con un préstamo bancario para solventarlos.

 

“Tuvimos que vender lo poco que teníamos de valor y mi esposo endeudarse con un crédito,  por fortuna recibimos ayuda de su escuela, vecinos, amigos y familia, pero nada es suficiente porque aún sigue en cama, sus medicamentos son costosos y la alimentación también”.

 

Kevin ya quiere volver a la escuela pero las secuelas del dengue lo dejaron parapléjico y tiene que usar silla de rueda para poder desplazarse, además de que aún no está dado de alta.

 

Para hablar le cuesta mucho, solo pronuncia unas cuantas palabras, en ocasiones se deprime y llora, y en otras mira la televisión para poder entretenerse, los días de Kevin han sido dolorosos y tristes.

 

En Oaxaca según la semana epidemiológica número 44 con fecha 7 de noviembre, se han registrado mil 471 casos de dengue en la entidad y cuatro fallecimientos entre ellos tres menores, por lo que ocupa el lugar número siete a nivel nacional.

 

*Ha sido desgastante y doloroso.

 

Durante cuarenta días  Kevin y sus padres adoptaron como su casa el Hospital de la Niñez ubicado en la capital oaxaqueña, a cinco horas y unos 280 kilómetros de su hogar ubicado en la ciudad de Juchitán, para su traslado en ambulancia del hospital civil tuvieron que pagar 5 mil pesos por gastos de gasolina y servicio medico.

 

 

La situación económica es lo que le preocupa a los padres de Kevin, porque no tienen un empleo formal. Su padre es mototaxista y su madre, ama de  casa y con la ayuda de sus  familiares y amigos han podido subsanar ahora las  secuelas del dengue.

 

“Hemos gastado mucho dinero, primero los estudios médicos y después el traslado que aunque es un hospital civil y contamos con el Seguro popular nos cobraron, y posteriormente otros gastos de medicamentos, insumos y todo ha sido dinero y más dinero, pero nada se compara con la vida, mi hijo está vivo y eso es lo que le agradezco a la vida”,  señaló.

 

Kevin aún no está dado de alta y a pesar de qué su vida se ha salvado , en los próximos días acudirá a la capital oaxaqueña a revisión, los gastos continúan, sus padres ruegan solidaridad para seguir ayudándolo porque su mayor anhelo es verlo disfrutar con sus amigos, ir a la escuela y seguir construyendo rompecabezas, que es uno de sus pasatiempos favoritos.

Diana Manzo / Agencia de Noticias IstmoPress

12 Nov Kevin1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *