Juchitán, un rincón de México donde celebra al Muxe y la diversidad sexual

#Juchitán 21 nov (#Istmopress) .- Como el arcoíris lleno de colores, música e invitados de todos los países del mundo, los muxes celebraron 41 años de su fiesta anual “Intrépidas buscadoras del peligro”.

Esta festividad se realiza año con año en Juchitán, donde arriba un gran numero de personas de la diversidad sexual quienes comparten con las muxes una serie de actividades que van desde el paseo de carros alegóricos por las principales calles, una misa de acción de gracias para bendecir sus logros y una fiesta nocturna a lo que llaman velas de las intrépidas que reúne a poco más de 10 mil invitados.

Durante la fiesta nocturna las muxes lucen atuendos tradicionales y también comunes como vestidos y otros muy exóticos que portan animales vivos (iguana).

Juchitán en donde no precisamente es un paraíso de la diversidad sexual como mucho se presume, pero si una tierra donde en lugar de muros hay puentes y lazos de hermanamiento a favor de la visibilidad de conquistar un tercer genero, donde se vive y convive con homosexuales, transexuales, travestis y lesbianas como llaman a las y los muxes pues ellos no quieren ser hombres y tampoco mujeres.

La lucha contra la homofobia, transfobia y discriminación así como crímenes de odio comenzó hace 41 años cuando las muxes decidieron unirse y dejar a un lado sus vanidades y fundaron la Agrupación de las “Autenticas intrépidas buscadoras del peligro”, el cual no solo se reúnen para festejar, beber alcohol y bailar hasta horas de la madrugada sino también han hecho trabajo social a favor del respeto a los derechos humanos y prevención de VIH.

Como toda celebración las formas de organización han cambiado, en sus inicios las intrépidas se reunían en un espacio pequeño para convivir y platicar con amigos y conocidos, el interés de colectivos y amigos de otras latitudes del mundo por enterarse que ocurría en esa noche de celebración fue motivo para que se convirtiera en una vela.

El muxe con esta celebración busca sensibilizar y también concientizar a las sociedades de que son seres humanos y merecen respeto por sus derechos humanos, porque a pesar de que han escalado todavía son discriminados en algunas fiestas tradicionales de Juchitán donde no se les permite el acceso usando enagua y huipil y tampoco el uso de sanitarios.

Son realistas de su entorno y saben que la sociedad aún los llama “putos, mampos, chotos, maricones” en el caso de las muxes mujeres y “machorras o marimachas” en el caso de muxes hombres o lesbianas, pero ese es un reto a vencer el de cambiar las mentalidades explica Amaranta Gómez Regalado, quien es co- presidenta del fondo internacional para personas Trans y también muxe zapoteca.

“Hemos logrado mucho, hemos abierto muchos espacios no solo de Juchitán sino del Istmo de Tehuantepec, los hemos sensibilizado en diversos temas, enseñándoles sus derechos pero también sus obligaciones, ahora el reto está en trastocar los temas del sistema capitalista y conservador de los gobiernos, quienes están atrasados en sus políticas publicas y nos dejan a la deriva”.

El destino de cada muxe es particular, algunos les ha ido bien desde su nacimiento porque son considerados una “bendición” en sus hogares debido a que no se casan, y estan a cargo económicamente de sus padres, otros en cambio han sufrido discriminación y golpes de parte del jefe de familia, quién al enterarse de su preferencia sexual los rechazan.

La muxe como coloquialmente se dice “es un estuche de monerías” por que para sobrevivir realiza muchas actividades que van desde el comercio, artesanías, estilistas y hasta mototaxistas.

Felina Santiago Valdivieso, es una intrépida de la segunda generación, pionera en la lucha contra el VIH y actualmente a favor del respeto a los derechos humanos de sus compañeras muxhes.

Felina, es el sobrenombre con que la conocen socialmente en Juchitán y el mundo entero a “Ángel Santiago Valdivieso”, que aunque lleva un cuarto de siglo en no utilizar su nombre de pila, reconoce que tampoco le interesa oficializarlo, porque no se considera mujer y tampoco hombre, sino muxhe.

Ser muxhe “es vivir en el paraíso”, expresa sonriendo, respira y continúa “no se si sea fortuna, suerte o qué se yo, pero en mi caso ha sido lo más maravilloso de mi existir, supongo es la actitud con la que enfrentamos las situaciones, por eso tomo las cosas de quién venga y sigo adelante , sin detenerme”.

El guardarropa de Felina como el de todas las muxes , aguarda celosamente prendas femeninas, no hay una sola de los que utiliza un varón.

Felina fue considerada en todo el estado de Oaxaca, como la primer muxhe trans género aceptada dentro de un cabildo, por lo que en el 2011 asumió el cargo de Directora de Políticas Publicas para la Diversidad Sexual.

Nadxielli Nanaxhi Santiago Toledo quien es conocida como “Chica Baby” es una intrépida de la nueva generación, es joven y también como muchas vivió una resistencia en su hogar porque no fue aceptada fácilmente como muxe.

En su hogar nacieron tres varones, Chica Baby es la segunda, a los 12 años decidió cambiar las camisas por blusas y comprar maquillaje.

Su padre Fernando Santiago Vicente reconoce que ahora tiene una “hija” y no un hijo y aunque le sigue llamando por su nombre de pila “José Francisco” la apoya en todo lo que haga.

En este 2016, Chica Baby cumplió su sueño, representó un lugar en la fiesta de las intrépidas, fue capitana que significa un reconocimiento entre todas las que asisten.

Actualmente Chica Baby se prepara para el cambio de identidad, ha cumplido con los requisitos y solo está en espera de que su acta de nacimiento llegue al registro civil, su sueño está por cumplirse llamarse oficialmente “Nadxielli Nanaxhi” que en castellano significa (Te quiero dulce”.

Aunque no hay cifras reales sobre un censo total de muxes, los propios habitantes de Juchitán dicen que llegan al 2% de la población, de un total de 90 mil habitantes.

 

Diana Manzo/Agencia de Noticias IstmoPress

DSC_0242

 

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *