Joven zapoteca subcampeona del Torneo Hispanoamericano de debate en Nicaragua

#Juchitán 01 nov (#istmopress).- Claudia Elvira López Ramos es originaria del municipio juchiteco, es zapoteca y tiene 21 años, cursa el séptimo semestre de la Licenciatura en Derecho en el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) y recientemente obtuvo el segundo lugar  junto con su equipo representando a su institución  y a México en el  “XII Torneo Hispanoamericano de Debate” cuyo tema central fue la violencia.

Hablar de violencia para la joven estudiante es un tema real, de la vida social y comunitaria de los pueblos y ciudades, es un tema presente ya sea en los hogares, casas, familias, escuela o en el trabajo.  La tarea de combatir este fenómeno en una sociedad en la que las redes sociales fungen como una herramienta para propagar la violencia cibernética, social, sicológica, no es nada fácil, sin embargo durante la participación en este concurso, el equipo del CIDE logró construir un discurso incluyente y con ello consiguieron el segundo lugar para México.

Claudia desde muy pequeña heredó el gusto por el discurso escrito, siempre estuvo atenta a los conflictos sociales de su comunidad, por un lado su madre quién es profesora de primaria y su padre abogado la influenciaron en el debate y oratoria.

Everardo Vega Téllez, José Miguel Olvera Puentes y Claudia representaron a México en Managua Nicaragua en el concurso que organizó la Red Latinoamericana de Cooperación Universitaria y ganaron el segundo lugar, su experiencia no ha sido fácil pues las áreas de estudio en las que se desempeñan requieren de tiempo completo, sin embargo lograron vencer el desafío y ahora la visión, no sólo de sus vidas, sino del mundo y de Latinoamérica en particular, ha cambiado.

De acuerdo con Claudia, para ella y sus compañeros de equipo, esta experiencia no sólo representó una oportunidad para explorar nuevos temas o aprender nuevas técnicas de debate, sino que más allá de ello, fue una oportunidad para conocer a jóvenes, que al igual que ellos, están interesados en los problemas que aquejan a sus sociedades, jóvenes que provienen de países que han pasado por conflictos políticos y sociales en fechas no tan lejanas, países que tienen sistemas de gobierno distintos al nuestro, países que también son ricos en cultura pero que al final tienen su propia historia y qué mejor manera de compartir, comprender y aprender de todas estas diferencias que mediante la participación en una actividad promotora del diálogo como lo es el debate.

zapoteca

El CIDE promueve un concurso de  debate cada año a nivel interno. Se forman equipos de tres alumnos  y forzosamente tiene que haber un alumno de cada carrera en el equipo es decir uno de Derecho,  Economía y Ciencias Políticas -Relaciones Internacionales.

Claudia recordó que hace dos años José Miguel (de Ciencias Políticas) le comentó que estaba interesado en formar equipo  con ella por lo que asistieron al taller de debate del CIDE y a partir de entonces surgió la idea y trabajaron de la mano para representar a su institución.

La joven estudiante, durante los tres años que ha cursado la carrera ha mantenido una beca gracias a sus calificaciones, con relación a esto aseguró que se siente muy orgullosa de formar parte del grupo de jóvenes oaxaqueños que han dejado marca en su institución, pues por cada generación (de aproximadamente 70 alumnos o menos entre las tres carreras), mínimamente han habido dos estudiantes provenientes de nuestro estado.

“Participamos con  equipos provenientes de Honduras, Nicaragua, Colombia, Puerto Rico, El Salvador y Guatemala, afortunadamente logramos destacar desde el primer día y poner en alto no sólo a nuestra institución, sino también a nuestro país;  hablar en público, construir los argumentos de apertura, los contrargumentos y las conclusiones, no fue sencillo, fueron horas de estudio y dedicación, nuestras noches en Managua estuvieron dedicadas casi en su totalidad a la preparación de los temas próximos a debatir, sin embargo, cada minuto valió la pena pues como equipo estábamos y estamos convencidos de que el ejercicio de debatir implica un compromiso, no podíamos pararnos ante una audiencia y mostrarnos inseguros de lo que debíamos defender, menos aún tratar de defender una causa sin fundamento alguno, en especial si se trataban de temas relacionados con la violencia y sus diferentes representaciones.

Además, es importante reconocer que gran parte de esta labor no hubiese sido posible sin la guía de nuestro capitán, el Maestro Jorge Iván Puma Crespo, pues gracias a sus conocimientos y apoyo pudimos desarrollar con mucha más facilidad los temas e incluso comprender ciertos aspectos de los mismos que hasta ese momento nos eran ajenos”.

La joven juchiteca describió que para llegar a representar a México tuvo que competir internamente con sus colegas del CIDE y posteriormente en un concurso nacional donde participan instituciones reconocidas, finalmente lograron avanzar y llegaron a Nicaragua.

En cuanto a la conexión entre el CIDE y su estado, Claudia expresó: “El que la comunidad oaxaqueña sea tan reconocida en mi escuela, para mí no es sino un ejemplo perfecto de que el talento en mi estado es abundante; pese a las dificultades que día con día sufren miles de oaxaqueños ante la pobreza y la corrupción presente en cada una de nuestras comunidades, no me queda duda que Oaxaca es hogar de gente brillante, pero sobre todo de gente humilde, gente que se muestra orgullosa del lugar del cual proviene (claro, hay sus excepciones) y eso para mí es una virtud que no siempre puedes encontrar en las personas.

Hay una canción llamada “Cuna Humilde” que me gusta cantar cuando extraño mi pueblo, pero hay un fragmento de la misma que siempre me pone a pensar y es el siguiente: “tierra gemebunda ¡Juchitán fecunda! tu filial riqueza no te hace feliz, te flagela tanto la ingrata pobreza hasta que tus hijos se apiaden de ti”, creo que justo la parte final de este fragmento hace explícito el compromiso de todos los jóvenes hijos de Juchitán y este es, no sólo preocuparnos, sino también ocuparnos en el mejoramiento de nuestro pueblo, tal vez muchos de nosotros hayamos tenido la oportunidad de estudiar en otros estados, pero esto no implica mantenernos ajenos a lo que acontece en la tierra que nos vio crecer y tratar de aportar algo desde nuestras trincheras. Mi sueño es trabajar en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y desde ahí tratar de marcar una diferencia”.

Recordó la oratoria, el debate y el discurso lo practicó  desde que cursaba el  quinto  grado de primaria en donde llegó a nivel de zona, posteriormente en secundaria a la etapa estatal y en la preparatoria en segundo lugar  en la etapa sur-sureste (la última etapa) de las competencias intercolegiales organizadas por el Colegio de Bachilleres.

Claudia también obtuvo el primer lugar en un concurso organizado por el Ayuntamiento de Matías Romero en su casa de la cultura  y a mediados de la preparatoria tomó un descanso por la escuela, sin embargo ahora que está por finalizar su carrera obtuvo este gran reconocimiento a nivel latinoamericano.

Su ingreso al CIDE  no fue fácil, cubrió varios requisitos, actualmente está becada, litiga en un despacho y busca experiencia para cuando egrese, le faltan solo dos semestres y está comprometida con los temas de derechos humanos.

“Más allá del enfoque multidisciplinario que el CIDE introduce en todas sus carreras así como la posibilidad de tener un trato directo con investigadores de primer nivel, esta institución me ha brindado amigos entrañables, experiencias inolvidables, pero sobre todo, esta institución ha sabido reconocer mi trabajo y el de cada uno de sus estudiantes y egresados”.

Diana Manzo/Agencia de Noticias IstmoPress

zapoteca3

 

 

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *