En el Istmo hay maíz para rato, el desabasto que se avecina será peor afirman campesinos

#Juchitán 06 jul (#Istmopress) .- Silviano Ruiz Vásquez y Jesús Toledo Pineda son dos campesinos zapotecas que desde que nacieron han convivido con el arado, la tierra y el maíz, cultivo que año con año cosechan como forma de vida, para ellos en su natal Juchitán hay maíz para rato, sin embargo reconocieron que si el gobierno continua con sus malas políticas orientadas al campo seguramente entonces si habrá un desabasto, porque el campo morirá.

Los campesinos de 70 y 60 años aproximadamente manifestaron que es mentira lo del desabasto del maíz, lo que sí señalaron es que aumentó de precio, de 7 pesos con 50 centavos, aumentó a 8 pesos el litro.

Para ambos agricultores del campo han obtenido su riqueza que es la vida, en el caso de Jesús Toledo Pineda ha logrado enviar a sus hijos a la escuela para que sean profesionistas, mientras que Silviano lo que ha enseñado a sus descendientes es su amor por el campo.

“Es mentira que por los bloqueos carreteros de los profesores el maíz se haya acabado, en las tiendas Diconsa sí porque sus camiones no pueden pasar, pero nosotros sí tenemos para autoconsumo”, expresaron.

Señalaron también que la burocracia, la falta de apoyo de las dependencias como Sagarpa a nivel federal y Sedapa a nivel estatal sea motivo de que muchos agricultores abandonen el campo y de seguir así entonces si habrá desabasto, no habrá siembra y por lo consiguiente alimentos.

“A los funcionarios les gusta que los andemos siguiendo para un apoyo, pero el campesino no tiene tiempo de ir a las dependencias, porque le preocupa su tierra, le preocupa que las cosechas no pasen, que su familia tenga que comer, esos tramites tan largos y roñosos son los que cansan y por eso muchos cosechamos lo que podemos”.

Ambos agricultores el año pasado sembraron un total de 10 hectáreas, invirtieron entre 6 y 8 mil pesos por hectárea, y aunque no hubo lluvia lograron su cosecha.

En el 2015 mediante un proyecto que avaló la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, un grupo de agricultores entre ellos Silviano y Jesús a iniciativa de la organización social Tona Taati’ impulsaron el cultivo de zapalote chico mediante una técnica de producir semilla para preservar, fomentar y difundir el uso de la variedad nativa zapalote chico, a fin de evitar su muerte debido a la presencia de maíz transgénico y de otros cultivos comerciales.

En el Istmo de Tehuantepec se siembra un aproximadamente 70 mil hectáreas de maíz anuales y 25 mil de sorgo, de los cuales en Juchitán entre ambos granos suman 9 mil hectáreas.

Según Tomas Chiñas, especialista en el tema de maíz y representante de la organización social Tona Taati’, en el municipio de Juchitán existen un total de 4 mil agricultores de maíz.

Dijo que el ha disminuido mucho la producción del maíz pero no es por falta de campesinos sino por la política neoliberal que se implementó desde la década de los ochentas en México en donde se apostó a que la siembra sea para cultivos que sirvan para las grandes industrias.

“Cuando nos enteramos de que se decía que había desabasto de maíz, lejos de preocuparnos nos dio vergüenza para el gobierno porque es síntoma de que su política está equivocada, porque no responden a la realidad del campo oaxaqueño, da

tristeza como el campesino se va a formar para ir a comprar tortilla en la tortillería y llevarlo al campo”, expresó.

Finalmente lamentó que exista discriminación ante el cultivo del maíz, el cual en los años cuarenta fue el que mayor remesa económica dejo en el Producto Interno Bruto (PIB) al producir el 60 por ciento, sin embargo el gobierno prefirió otros cultivos como el arroz y sorgo que en la actualidad han fracasado.

Diana Manzo/Corresponsal

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *