Incierto el futuro de la pesca en el Istmo por cambio climático

*Cierre de la  bocabarra y cambio climático principales causas

#Huamuchil 27 Mar (#istmopress) – El futuro de la pesca es incierto coinciden pescadores de del sistema lagunar establecido en la  zona huave – zapoteca de la  región del Istmo de Tehuantepec  con una extensión de 65 mil hectáreas,  son aproximadamente 14 mil pescadores conformados en 15 cooperativas  que desde hace casi 5  años ven morir lentamente el espacio dador de vida, en primera por el cierre de la bocabarra San Francisco , no hay intercambio hidrodinámico entre océano pacifico y el sistema lagunar que genera deterioro en la calidad del agua y la interrupción en la entrada de especies pesqueras a la laguna,  y en segundo la inestabilidad ambiental ocasionada por el cambio climático.

Jesús Moguel  Betanzos, pescador de la cooperativa Bahía de Huamúchil resaltó que desde el 2015 la bocabarra está cerrada debido a que no se ha dado un mantenimiento desde hace 17 años  y esto ha generado que las escolleras estén rebasadas por el nivel de azolve y sepultadas por la arena, aunado al deterioro de las condiciones ambientales, la solución es el dragado.

“Desde el 2014 cuando cayó una intensa lluvia la boca barra se abrió sin la intervención humana y por la marejadas del océano pacifico, en ese entonces tuvimos abundancia, dos años después, en el 2016 todo volvió a la normalidad y seguimos nuevamente en la sequía, nuestra pesca se está muriendo y no podemos hacer nada, no tenemos el dinero para realizar un dragado entre nosotros, la Conapesca debe intervenir y ayudarnos”.

La solución a este problema dicen los pescadores y especialistas que ellos han consultado es  que se realice “el dragado” en  la bocabarra San Francisco lo cual permitiría ese intercambio hidrodinámico entre ambos mares y mejoraría la actividad pesquera con la entrada de crías y juveniles de camaron y pescado, sin embargo por ser una acción altamente costosa,  este tipo de procedimientos  solo se puede dar si el gobierno federal a través la Comisión Nacional de Pesca  (Conapesca) interviene, donde el gobierno estatal debe ser parte también de este compromiso con los pescadores.

En una asamblea recientemente efectuada en esta comunidad ikoots, los pescadores señalaron que han enviado  escritos y peticiones al presidente de la república Andrés Manuel López Obrador  para que los ayude y voltee su mirada a los pescadores zapotecos e ikoots que están en el abandono.

“Nuestro mar está abandonado, no se puede hacer más que dragar, muchos de nosotros al ver que no hay pesca, nos metemos a trabajar como obreros, los ingresos han bajado y el mar se ha secado en gran parte además de que la salinidad ha aumentado y ocasiona que los pocos peces y moluscos se mueran”.

Este sistema lagunar abarca  los municipios de  de San Dionisio del Mar, Juchitán, Santa María Xadani, San Francisco del Mar y San Mateo del Mar, a las orillas de la playa  es notoria la sequia, los  pedazos de arcilla quebrajada y seca  se miran en abundancia, por donde se observe  todo esta seco y al caminar encima de ellas es imposible no sumergirse que hasta cubre ambas rodillas además del mal olor que desprende por la acumulación de lodo descompuesto por la putrefacción de la materia orgánica.

Además de la baja producción, también han sido afectados por el pasto marino (sargazo) por ejemplo, pescadores de  Playa Vicente, agencia municipal de Juchitán, manifestaron que al diario extraen entre 2 a 3 toneladas de este zacate verde y rojo que les daña sus artes de pesca en los 3 kilómetros que abarca esta porción de agua.

La alta salinidad del agua de mar  también es otra dificultad  que padecen  los pescadores,  por que no hay  movilidad de las aguas y el estancamiento de la laguna  se percibe a distancia,  y tampoco la precipitación pluvial o lluvia se ha dado en los últimos dos años debido a que las altas temperaturas han ganado terreno por el fenómeno del cambio climático.

 

Pedro Castillo López, quién se dedica a la pesca desde hace más de 30 años y es originario de la comunidad ikoots (huave) de Huamúchil Oaxaca ha visto como de 200 kilos de camarón y pescado que obtenía de dos días de ir a la pesca, ahora solo captura 20 kilos, de los cuales  el 80 por ciento vende y el otro lo usa para su consumo familiar.

Así como Pedro, otros miles de pescadores de todas las comunidades colindantes al sistema lagunar huave- zapoteca viven esta misma desgracia y afectación, el pescado se ha escaseado además de que existe un deterioro de las condiciones ecológicas del sistema lagunar porque no se ha dado un “programa integral de rehabilitación lagunar” en esta zona, que contribuya a un aprovechamiento sustentable de los recursos pesqueros.

“Pedimos que nos volteen a ver, que los recursos destinados del gobierno se apliquen también a la pesca, no solo a megaproyectos sino a una actividad tradicional que practican los pueblos indígenas, aquí nosotros no sabemos hacer otra cosa que pescar, eso nos heredaron nuestros abuelos y padres y ahora vemos como muere lentamente, estamos desesperados, exigimos ayuda gubernamental”, concluyeron.

Diana Manzo / Agencia de Noticias Istmopress

mar4

mar3

mar

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *