Gael,  estudiante de primaria que  combina el campo con estudios porque no tiene internet ni luz eléctrica

#Tehuantepec 24 Sep (#Istmopress) – Cuidar borregos, cortar ajonjolí y capturar chapulines además de regar sus plantas , son las actividades que Gael , un niño de 13 años de edad  combina con sus estudios de sexto grado de primaria. Él vive  en   la comunidad de Rincón Moreno, Oaxaca  pero en su casa no hay  luz eléctrica ni internet para sus clases por televisión.

 

Su profesor le entregó cuadernillos de tareas  como método de clases a distancia, pero se le dificulta, sus padres no saben leer ni escribir, además son de bajos recursos económicos por lo que tienen que trabajar en el campo para poder obtener ingresos mínimos de 200 pesos diarios.

 Gael

Un tío le obsequió una tableta electrónica pero al no contar con energía eléctrica la tiene guardada y espera algún día usarla, mientras tanto hace del campo su principal forma de vida.

 

El mundo de Gael es el campo, le gusta porque lo aprendió de su papá , y aunque su mamá le dice que le eche ganas a la escuela, él prefiere capturar chapulines e incluso dentro de su comunidad lo conocen como “El niño que atrapa chapulines”, porque es el único que lo hace.

 Gael1

A Gael le  gusta la escuela pero de forma presencial porque se le dificultan las matemáticas y la comprensión lectora, entonces considera que teniendo el contacto con el maestro, aprende mejor y   se le dificulta menos, por lo que mientras pasa la pandemia, el campo es su principal motivación de aprendizaje.

 

“El campo me tranquiliza mucho, el silencio me ayuda a disfrutar de los animales, disfruto andar por las veredas, encuentro nuevas cosas, he aprendido a querer la milpa, las siembras de ajonjolí, a valorar a los animales, todo eso me gusta mucho”.

Gael3 

Su mamá Elizabeth  Vásquez López cuenta que desde los dos años de edad,  Gael ya capturaba chapulines y conforme creció ahora ya caza venados e iguanas pero únicamente como alimento y no para  ventas .

 

La condición económica del adolescente y su familia es de extrema pobreza, su hermana mayor estudia la preparatoria y con el recurso que recibe de su beca educativa, pagó la inscripción y compró  sus útiles escolares.

 Gael4

Pero Gael no recibe un solo tipo de apoyo ni su mamá, por lo que en ocasiones, los chapulines que caza con su red es el alimento del día más unas cuantas tortillas que elabora en su horno de comixcal.

 

 El sueño de este joven es pertenecer a la milicia,  a lo cual su mamá responde que Gael ama todo lo que tenga que ver con el campo y espera que algún día pueda “ser alguien en la vida” ,porque  expresó que “el campo es bonito  pero es duro vivir”.

 

Gael y su familia solo esperan contar con luz eléctrica algún día, porque la condición económica se lo impide, no tienen para los cables ni para la instalación eléctrica y mientras eso sucede, el campo es la vida que ellos disfrutan todos los días.

 Gael5

“El campo es nuestra vida, de aquí obtenemos para comer, Gael aprendió a querer los cultivos porque lo aprendió de nosotros, y creemos que así se formará como un gran ser humano, amando la naturaleza en medio de una pandemia”, concluye su madre.

 

Diana Manzo / Agencia de Noticias IstmoPress

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *