Fragmentos de memoria

#UniónHidalgo 4 Sep (#Istmopress) – El 25 de junio del año 2020, esa mañana soleada en Unión Hidalgo, los comerciantes y señoras que han estado desde la fundación de la estación de los ferrocarriles, vieron una maquinaria y volteos que iba y venía, removía los escombros que en menos de la hora  demolió todo lo que fuera área de espera, bodega y caseta de venta de los boletos. 

El edificio que formaba parte del paisaje de la comunidad, lugar de arribo de los pasajeros que lo ocuparon hasta que Ferrocarriles Nacionales de México, cuando se formó una entidad. Con el fin de concretar la privatización del sector en 1994, fue una excepción en el modelo de apertura, ya que por considerarlo estratégico para la soberanía del país se alertó sobre los riesgos político y sociales que implicaba dejar a agentes privados en este proyecto. 

Por esta razón se decidió convertir al ferrocarril en una empresa estatal, responsable de la vía y de su mantenimiento. Dada esa decisión el deterioro fue paulatino, hasta que se desplomó sin miramientos este inmueble, no dejaron de hacerse los primeros comentarios en distintas cuentas de las redes sociales, en torno al hecho, algunos de ellos altisonantes en la persona del regidor de obras y otras a la persona del presidente en función. 

Muchas personas se ensañaron con quienes dieron la orden, otros en el tono nostálgico algunos ofrecían propuesta de lo que pudo ser y en que usos destinarlo. Pasaron los días y la gente y sus ánimos se diluyeron. Ya nada podría hacerse. 

Los ferrocarriles de México como se sabe lleva décadas en comodato, en manos del estado, aguardando un mejor momento para reactivarlo, para una mejor oportunidad de inversión, muy acentuado con la actualidad hacia el nuevo corredor interoceánico, esta demora y abandono de los edificios por parte de los comisionados estatales está más que vigente.  

El abandono del inmueble provocó que se deteriorara, el sismo del año 2017, lo dejó prácticamente inhabitable, y el reciente sismo del 23 de junio de 2020 lo inhabilitó por completo, por ello fue preferible la demolición. Según las autoridades. 

De esa manera vio terminada su vida útil el edificio que un primero de noviembre de 1904, al ser inaugurado el tramo de 192 kilómetros de San Jerónimo a la Polka, ese día pasó por primera vez el ferrocarril frente a esta estación de Unión Hidalgo. Un día memorable para gente de la comunidad. 

Muy a pasar de tener ejemplo de los pueblos vecinos en especial Juchitán de Zaragoza, haciendo el cambio de uso del inmueble en años posteriores al cierre de la misma, con la gestión respectiva se generó un cambio para recuperare como biblioteca pública. 

Una cosa es ver lo que los pueblos vecinos pueden hacer y convertir estos espacios, y otra es pensar en solidaridad y comunidad para solicitar un inmueble de propiedad federal, para un bien común. Las autoridades solo dejaron pasar el tiempo, y nada pudieron hacer para que el edificio no sufriera los estragos propios del tiempo. 

El encierro, ayudó al deterioro, solo una tercera parte se procuró con un presidente, él  lo acondicionó, se lo entregó al sindicato de jubilados, ahí se reunían y conversaban,  pero  solo en esa área, las demás no se les permitieron o no tuvieron suficiente interés en conservar todo o darle debida utilidad. 

La demolición del día 25 de junio del año 2020, solo es una pequeña muestra de la falta de procura y conciencia de preservación del patrimonio edificado.  Que tanta  falta les hace a ciudadanos y autoridades.    

 

Víctor Fuentes / Agencia de Noticias IstmoPress

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *