Fotógrafo zapoteca crea banco de semillas para  conservar plantas endémicas

*Su meta es reforestar 5 mil arboles en su natal Juchitán para mitigar el cambio climático

#Juchitán, Oax.. 27 May (#Istmopress) – En frascos de cristal, cajas y recipientes de plástico, Francisco Javier Reyna Lucero, fotógrafo y documentalista  aguarda con mucho cuidado más de 30  variedades de semillas de arboles endémicos de la región del Istmo de Tehuantepec que van desde el Huanacaxtle, pochote y cachimbo; ha creado un banco de semillas  personal para  reproducirlas y posteriormente reforestar  y conservar el medio ambiente.

 

Las semillas las ha obtenido de su caminar por diversos espacios naturales de su zona  y actualmente están en su etapa de gestación y siembra, el objetivo de este ecoactivista es sembrar 5 mil arboles en su natal Juchitán Oaxaca, la primera etapa de reforestación será sobre el bordo o ribera del río de los perros en el mes de octubre, una vez que las lluvias han dejado con humedad las tierras  y la segunda,  en la zona urbana.

 

Con la reforestación, el fotógrafo pretende que los arboles sirvan para hospedar a las aves migratorias que visitan esta zona anualmente y también  de mitigar las altas temperaturas que superan los 40 grados centígrados.

 

“Estamos en la etapa de gestación y siembra de las semillas y esperaremos que la lluvia llene los manos acuíferos para sembrar, la fortuna de estos arboles es que son fuertes y duraderos, crecen frondosos y de gran tamaño que servirá de refugio para otras aves y también sus semillas se esparcen con seguridad a fin de qué se reproduzcan con facilidad”.

 

Con mucho cuidado toma cada semilla y las introduce a la tierra en  recipientes de madera y plástico previamente preparados con la composta que obtiene de forma orgánica y  con las técnicas de cultivo que ha obtenido de la experiencia que tiene de hace 5 años y con las recomendaciones de sus amigos y su padre, el doctor Alberto Reyna Figueroa.

 

El ritual de siembra no tiene hora para el fotógrafo, a veces es a muy temprana hora antes de que los rayos del sol se asomen y otras veces cuando está por ocultarse, lo que sí usa es “una mano santa”, la de su sobrino,  quién realiza la germinación de las semillas.

 

En su hogar, “Freyna” como es conocido Francisco Javier tiene varios huacales (recipientes de madera) con más de 500 plantas de Huanacaxtle, pochote y cachimbo, en este espacio “seguro” como lo llama hace el proceso de germinación de las semillas muchas veces apoyado de sus sobrinos menores de edad, posteriormente los traslada a un espacio más grande que tiene en una zona alejada de la ciudad,  donde efectúa el proceso de trasplantación para que crezcan  en una estatura promedio y puedan ser usados para la reforestación.

 

La idea de sembrar y reforestar surgió hace 5 años, en el 2014, cuando vivía en la ciudad de Oaxaca y como buen provinciano añoraba un patio lleno de plantas como el de su hogar, por lo que apoyado y guiado por una amiga aprendió a crear huertos y cosechar hortalizas y plantas, un año después regresó a Juchitán y desde entonces su pasión ha sido la siembra.

 

Freyna combina la fotografía que es su pasión con el activismo ecológico que heredó de su padre quién lo motivó primero a cosechar limones y ahora este nuevo proyecto de reforestar la ribera del río que está sumamente abandonada.

 

Sembrar ha sido también una terapia para el fotógrafo y documentalista, quién añora ver realizado sus sueños de reforestar 5 mil arboles, porque reconoce que la labor de cuidar el medio ambiente es una tarea de todo el ser humano.

 

De Tereso y Héctor, dos hombres de experiencia en el cultivo de semillas  ha aprendido a mejorar sus técnicas de cultivo, que según Freyna poco a poco ha ido construyendo sus propios saberes en este tema y los ha aplicado a la siembra.

 

A su madre también le debe la sobrevivencia de sus plantas, pues en su hogar las aguarda cuando apenas están fecundado las semillas, ella las riega todos los días y las protege del sol y del viento fuerte que sopla en esta zona del Istmo de Tehuantepec.

 

En Juchitán exista una organización ecológica que es el Centro de Educación Ambiental “Julio Bustillo Cacho” y el Foro ecológico, que sí bien coincide Freyna ha sido un espacio de aprendizaje y cuidado ambiental, sin embargo reconoció que la sociedad juchiteca e istmeña debe poner su “granito de arena” para el cuidado ambiental.

 

“Estoy muy emocionado con este proyecto, la primera etapa son sembrar 2 mil 500 arboles y posteriormente otros 2 mil 500 en la zona urbana pero será de arboles más pequeños y frutales, no ha sido nada fácil por que se destina mucho tiempo y esfuerzo, pero lo mejor es qué se está logrando, por lo pronto las semillas están, las plantas están germinando y creciendo”.

 

La tierra está preparándose, Freyna todos los días le dedica entre 3 y 5 horas a la siembra de semillas y a trasplantar, dos veces a la semana recorre el bordo del río añorando que la lluvia caiga y comience la reforestación, sabe que queda mucho tiempo, que la tierra está colapsando y él contribuye con “su grano de arena”.

Diana Manzo / Agencia de Noticias IstmoPress

27frey

27frey1

27frey3

 

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *