Familias de Xadani  abandonan su hogar para irse al corte de caña a Nayarit

*Aseguran que el trato del gobierno de Nayarit es mejor que el de Oaxaca

# Xadani  23 Nov (#istmopress) – Hace más de 30 años iniciaron las familias zapotecas  de Santa María Xadani a emigrar, decenas  de ellos  abandonan su hogar, no lo hacen por gusto, sino por falta de empleo, la pesca y el campo ha dejado de ser una opción y prefieren acudir a la zafra, unos al estado de Nayarit otros a Veracruz, Michoacán y Quintana Roo.

Antonio Martínez Santiago  de 16 años está emocionado porque vivirá en Nayarit seis meses, es el primer año que cortará caña, es la edad mínima que se le permite trabajar en los cañaverales con la condición de haber presentado una constancia de identidad con el aval de los padres.

Su familia, su madre, su padre y sus hermanos con sus respectivas familias acuden desde hace muchos años, su madre elabora comida para autoconsumo y también para vender a los jornaleros que van solos.

En este años, 650 jornaleros fueron contratados  según informó la Secretaria Estatal de Empleo de Oaxaca para el corte de caña al estado de Nayarit, han partido más del 50 por ciento,  el resto se dirigirán en los próximos días.

Las familias llevan de todo, desde sus ollas de barro para elaborar sus tortillas llamadas “totopos” hasta comida típica camarones, pescados, queso seco que apenas y les alcanza para un mes.

Los hombres llevan sus machetes, que es su principal herramienta de trabajo para el corte de la caña, mientras las mujeres cargan con sus bastidores para bordar sus prendas típicas, sus enaguas y huipil sin olvidarse de la televisión y el estéreo.

Los autobuses son proporcionados por las empresas cañeras, en el caso del estado de Tepic, personal del ingenio Puga es el que destina el vehículo en donde los jornaleros junto con sus esposas e hijos se trasladan durante 24 horas hasta llegar al ejido La Labor en donde los esperan para iniciar con sus actividades.

Jesús Vicente  Pin, es jornalero y también Cabo, es decir quién dirige a un grupo de jornaleros y quién organiza las salidas, tiene 18 años de asistir a la zafra  junto con su familia e inclusive su primer hijo nació en Nayarit.

El jornalero reconoció que dejar a su pueblo le da nostalgia sin embargo no hay otra opción porque el empleo es escaso y el recurso que obtienen es menor.

“Allá cobramos entre 2 mil y 2 mil 200 semanales , en cambio los seis meses que estamos aquí apenas y ganamos mil 200 pesos como peones y en la pesca solo lo básico para comer, es un gran esfuerzo que hacemos”, explicó.

Dijo que el gobierno de Nayarit les brinda mejores y eficientes beneficios contrario al gobierno de Oaxaca que solo les brinda un apoyo de mil 200 pesos pero que el año pasado no lo recibieron.

“Llegando a Nayarit de inmediato se acercan las autoridades y nos preguntan de donde venimos, que necesitamos, a los hijos los integran a las escuelas y en cuestión de salud habilitan una unidad móvil, en cambio aquí en Oaxaca nos mandan sin dar el recurso, dicen que llegando a los cañaverales nos lo entregaran vía tarjeta bancaria”, expresó.

Otros testimonios de forma anónima expresaron que las horas de trabajo son excesivas porque superan las nueve horas  y que para el jornalero que va solo la comida resulta costosa debido a que semanalmente pagan 500 pesos, es decir recibe neto entre mil 500 y mil 700 pesos.

“Los cabos nos dicen que todo esta bien, que es bonito, sin embargo no todos tenemos una agradable experiencia, abandone el cañaveral al mes que llegué, no aguante las excesivas horas de trabajo, mis compañeros a veces se quedan porque no hay otra opción de empleo”, refirió.

Por su parte William Rasgado Orozco y Raúl David López Guerra , encargados de reclutar a los jornaleros con sus respectivas documentaciones  de parte  del Servicio Nacional de Empleo explicaron que el que las familias se vayan disminuye la economía del pueblo, pero cuando regresan aumenta debido a que han ahorrado durante su estancia y lo comparten al regresar.

Señalaron que la comunidad por tradición se ha convertido en exportadora de mano de obra a los cañaverales, por que el campo, la ganadería y la pesca ya no son opción para sobrevivir.

“Lo que hacemos es supervisar que los camiones estén limpios, que incluyan sanitarios, que todo llegue en orden allá, en este año se les pagará mil 200 pesos como apoyo de viáticos y al regreso corresponde al estado de Tepic hacerlo”, refirieron.

Además del estado de Tepic, también partieron 150 zapotecas a Veracruz, 100 a Michoacán y 50 a Quintana Roo.

Diana Manzo/Agencia de Noticias IstmoPress

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *