El amamantar no es moda, es salud y vida

#Juchitán 04 agosto (#Istmopress).- Sentada esperando registrar a su hijo en la oficialía del registro civil de Juchitán, en medio del murmullo y llanto de otros pequeños, niñas y niños que también van a legalizar su nacimiento, Alberta Vicente Bartolo toma a su bebe y lo recuesta sobre su pecho y comienza a darle seno materno, sin pena del que dirán, ella solo cumple una tradición de vida familiar, de su madre y abuela.

Romanita López Ruiz, de 19 años de edad también alimenta a su hija Maritza con seno materno, ambas coinciden que amamantar no es una moda sino es darle vida a sus hijos, sin embargo actualmente según datos nacionales, solo el 40 por ciento de las mujeres en comunidades rurales dan seno materno a sus hijos y en las ciudades el 30 por ciento.

Ante este descenso de las mujeres indígenas que han dejado de lactar con seno maternos a sus hijos preocupó a los médicos y enfermeras del área de pediatría del Hospital General de Juchitán quienes en esta semana nacional de la lactancia reactivaron “El Comité de Lactancia Materna del Hospital General”.

“En los últimos dos años las cifras nacionales nos indican que las mujeres indígenas entre un 5 y 10 por ciento ya no amamantan y eso es grave por eso volvimos a crear el comité y con ello capacitar a los trabajadores a que se de la cultura del seno materno con un mínimo de 6 meses”, explicó Luis Aquino Santiago, neonatologo de esta unidad medica en Juchitán.

El especialista en neonatos explicó que la leche materna es elemental en la vida del ser humano, porque ayuda a los menores a no sufrir de cólicos, reflujos y estreñimiento, sin embargo algunas mujeres por pena o el que dirán no lo hacen y otras por su trabajo.

Luis Aquino Santiago dijo que reactivar el comité de lactancia no ha sido una tarea fácil sin embargo lo que se ha hecho es invitar a mujeres a que conozcan la importancia de alimentar con seno materno, por ejemplo explicó a los niños prematuros, la leche materna les fortalece todos sus órganos y les da una mejor calidad de vida.

“Lamentablemente se ha dejado de lactar, las mujeres lactan menos en las zonas indígenas, antes era un 90 por ciento, ahora se ha reducido a 40 por ciento, no queremos que se iguale a las mujeres que viven en zonas urbanas o disminuya más, por eso estamos haciendo conciencia con foros, marchas y una tetada masiva”.

***Alberta y Romanita, dos mujeres que lactan por amor a la vida

Ambas trajeron a sus hijos al mundo guiadas por una partera tradicional de la séptima sección; describen el momento como “algo único, emotivo pero doloroso que solo el creador y la naturaleza les han brindado el privilegio por ser mujer”.

Alberta de 27 años de edad, festejo el nacimiento de su pequeño hace cuarenta días, lo cual la convirtió en madre por segunda vez, pero desde su primer alumbramiento, hace seis años ha seguido el aprendizaje de amamantar a su hijo porque dice es el mejor alimento que un menor puede recibir.

“El seno materno, sus vacunas y mucho amor, dan calidad de vida a los hijos, es el segundo bebe que tengo, pero mi mamá desde el primero me recomendó dar pecho, no es por moda es por salud, pienso darle dos años, aunque los médicos recomiendan seis meses, es un lazo que nos une y que solo se logra en este acto de amor de la madre hacia el hijo o hija”, describió.

Añadió que en su casa los biberones solo se han ocupado en “casos raros” para consumir un té o agua, pero no para brindarle leche a su hijo.

“La partera me enseñó a como darle pecho, asimismo recomendaciones de alimentación y cuidado, de cómo sacarle el airecito al bebe, sujetarlo; ellas son una maravilla, son mujeres que se preparan en la salud publica y que contribuyen con mujeres como nosotros para que cuidemos a los hijos y sean pequeños sanos sobre todo”, dijo.

Acompañada de su esposo quién solo sonríe mientras ella comparte su experiencia, una voz firme se escucha entre todo el murmullo de la sala del registro civil :¡Es su turno señora!. Desesperada dice dialogamos después y se levanta para registrar a su pequeño, que se llamará como ella, Alberto.

En otro rincón de Juchitán, en la colonia Charis Castro de la séptima sección, Romanita recostada en su hamaca rosa mexicano (fiusha) debajo de una sombra de palma seca, alimenta a su pequeña, en una de las tantas veces al día, porque aseguró no hay horario, a veces casa hora o cincuenta minutos.

“Maritza no sabe de horarios, pide comer cada hora o antes, y para tener leche suficiente me alimento de atoles, frutas y verduras, porque saber que mi vida depende de la de ella me emociona tanto, uno no se puede imaginar todo esto hasta que da a luz y te dicen, dale pecho, es una experiencia realmente única e inolvidable”, señala.

Su hogar es humilde, su padre campesino y su mamá totopera ( elabora tortilla de maíz de gran tamaño y horneado a leña, complemento de la dieta del zapoteco), Romanita a su corta edad (19 años), disfruta ser mamá, su cultura la ha guiado a seguir la vida de los zapotecas de “antes” como ella dice.

“Tengo amigas de mi edad que afirman que dar pecho nos deja flácidas y sin fuerza, otras les da pena alimentar a sus hijos en espacios públicos y prefieren suspender la alimentación, pero lo que desconocen es que es el mejor alimento de vida, y lo he visto con Maritza, no se me ha enfermado en nueve meses para nada, goza de buena salud, buen peso y estatura”.

Entre la cultura de los zapotecas, se cree sí la mamá se enoja o hace “corajes “ la leche se “descompone o se corta ”, por lo que Romanita sugiere consumir una cucharada de aceite de oliva con sal después del mal momento y con eso la leche que tomará la criatura no se pondrá “agria” y no afectaría a la bebe, es decir los efectos podrían ser malestar estomacal.

* En 90 por ciento se encuentra Lactario y Banco de Leche en Salina Cruz

En el 2015 las autoridades junto con personal del Hospital de Especialidades de Salina Cruz comenzaron a construir por medio de apoyos el lactario y banco de leche, ante esta iniciativa el gobierno de Oaxaca apoyó con recursos, actualmente la obra se encuentra en un 90 por ciento.

Esta infraestructura fue concebida para beneficiar a bebés que hayan nacido de manera prematura, huérfanos y aquellos que no es posible que la madre los amamante.

El neonatologo Luis Aquino Santiago explicó que el Banco de Leche beneficiará a la población infantil y detalló que “los servicios que brindará beneficiarán a más de 16 mil niños de todo el Istmo, ya que éste será el primer Banco de Leche en esta región, los beneficiados serán niños de entre uno y cinco años”.

Agregó que para este año el recurso está detenido, por lo que seguramente para el siguiente año (2018) se pueda inaugurar esta importante obra que ayudaría a reducir el porcentaje de muerte infantil, ya que la lactancia materna es una herramienta esencial para combatirla, especialmente en menores de un año.

Describió que la leche materna puede estar almacenada hasta cuatro días y una semana si prefieren congelarla, sin que pierda sus nutrientes.

Según datos de la propia OMS, 8 mil vidas infantiles se salvarían si se alimentaran de leche materna, 40por ciento de los lactantes menores de seis meses reciben leche materna como alimentación exclusiva y el 98 por ciento de la protección sanitaria se logra vía leche materna en los primeros meses de vida.

 

Diana Manzo/Agencia de Noticias Istmopress

 

la foto 5

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *