Contaminación y sobreexplotación, el riesgo en el Acuífero Tehuantepec

 

#Ixtepec 26 agosto (#istmopress).- El acuífero Tehuantepec perteneciente a la Región Hidrológico-Administrativa Pacífico Sur, se encuentra en riesgo de sobreexplotación y contaminación, según señala el resultado de los estudios técnicos de las aguas nacionales subterráneas publicados en el Diario de la Federación el 11 de agosto del presente año.

Este acuífero es la principal fuente de abastecimiento de agua potable de unos 80 municipios, entre los que se destacan por su “importancia a nivel regional” Salina Cruz, Juchitán de Zaragoza, Santo Domingo Tehuantepec y Ciudad Ixtepec, los cuales en el futuro podrían sufrir en mayor medida el impacto de las consecuencias de la sobreexplotación.

De acuerdo al estudio, persiste el riesgo que en los siguientes años, el incremento de la demanda de agua subterránea y su extracción rebase su capacidad de renovación natural y genere los efectos perjudiciales causados por la explotación intensiva.

El acuífero tiene una disponibilidad media anual de agua subterránea apenas suficiente para impulsar el desarrollo de las actividades productivas a futuro,  “la extracción intensiva de agua subterránea para satisfacer el incremento de la demanda podría originar un desequilibrio en la relación recarga-extracción y causar sobreexplotación, impidiendo el impulso de las actividades productivas y poniendo en riesgo el abastecimiento de agua para los habitantes de la región que dependen de este recurso”, señala.

La contaminación de aguas subterráneas

En el acuífero Tehuantepec, clave 2007, existe un riesgo a la contaminación, debido a la falta de tratamiento de las aguas residuales y a las fosas sépticas en zonas donde no se cuenta con drenaje sanitario, así como el uso de agroquímicos en la agricultura y además la ocasionada por la actividad pecuaria, que en conjunto con las anteriores representan fuentes potenciales de contaminación al agua subterránea.

Es importante mencionar que éste es un acuífero costero y los aprovechamientos próximos a la línea de costa tienen un factor que limita la extracción de agua subterránea, ya que existe el riesgo potencial de que la intrusión marina incremente la salinidad del agua subterránea en la zona actual de explotación.

La extracción intensiva del agua subterránea cerca del mar, puede provocar “modificación e inversión de la dirección del flujo de agua subterránea”, y consecuentemente, el agua marina pudiera migrar hacia las zonas de agua dulce, hasta imposibilitar su utilización sin previa desalación; lo que implicaría elevados costos y restringiría el uso del agua.

Martín Vargas / Corresponsal

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *