Con la música hasta morir: Familia Luis Martínez, herederos de los ritmos tradicionales del Istmo de Tehuantepec

#UniónHidalgo 20 Nov (#Istmopress) – Desde su hogar  en  Unión Hidalgo Oaxaca y sin mayor escenografía, Yohaldi, Sherlyn y Nisa Luis Martínez y sus  padres Aldo Luis  Marín y Crucita Martínez  Martín crearon un ensamble musical en donde rescatan los sonidos y ritmo tradicionales del Istmo de Tehuantepec y lo llevan a las redes sociales como una forma de compartir  ritmos y sonidos a  distancia ante la cancelación de fiestas y eventos sociales que provocó la contingencia sanitaria por el Covid- 19.
 
Herederos del arte de la música, la familia Luis Martínez se organizó en una tarde de comida y juntos eligieron el primer tema musical que fue el “son del pescador”, la mamá con su voz interpretó este tema tradicional y ellas con su saxofón acompañaron a su padre, quién con su trompeta logró interpretar  con éxito este ritmo tradicional.
 
“Tocando en familia” fue el título que Yohaldi de 21 años de edad y la mayor de todas las hermanas nombró a este ensamble musical y que tiene una gran aceptación a través de las redes sociales, pues no es común que todos los integrantes de una familia se dediquen a la música.
 
Familia Luis Martínez3
 
La Familia Luis Martínez trae la música en las venas, y es literal, pues por el lado paterno, resalta la figura del músico Rogelio Luis, fundado de la “Gran Orquesta de  Roy Luis”, icono musical del estado de Oaxaca y  que recientemente cumplió 70 años de haberse fundado y por el lado materno, el “Grupo Festival”, uno de los grupos más importante de la localidad con más de 30 años de existencia.
 
Aprender de este arte no fue nada complicado para las herederas de la familia Luis Martínez , Yohaldi con 21 años, Sherlyn de 18 años y Nisa de 11 años reconocen que toda la vida, inclusive desde el vientre de su madre Crucita ya iban a conciertos y eventos tradicionales, pues ella es  una de las voces principales del Grupo Festival.
 
El encierro por la pandemia y la cancelación de los evento sociales hizo que  tocaran en familia, para ellos ha sido una grata experiencia verse juntos e interpretando las canciones tradicionales en zapoteco.
 
Mientras ellas y su padre interpretan las canciones, su mamá Crucita con su voz interpreta los temas, todo lo hacen en zapoteco, porque consideran que además de mostrar una imagen familiar y conservar la música, también promueven su lengua materna, el zapoteco.
 
Ellos no imaginaron la importante aceptación que han tenido  en las redes sociales y confiesan que les ha sorprendido y gustado, por eso continúan mostrando su talento en familia como una forma de decir que la pandemia también les trajo eso, la unión familiar.
 
“Los ritmos  lo traemos desde el corazón, nos inspiramos en cada tema, mi papá es quién comenzó a darnos la idea de unirnos, él nos propuso los temas, los ensayamos y mira, ya compartimos dos canciones con nuestros contactos en redes sociales y lo que nos han dicho es que nos felicitan porque somos una familia cien por ciento de músicos y eso nos halaga bastante” , explicó Yohaldi.
 
Familia Luis Martínez2
 
El gusto por este arte es nato para todos los integrantes de esta familia, y a pesar  que cada una lo complementa con sus estudios profesionales, se dan un espacio para compartirlo a través de las redes sociales,  para que otros se motiven por conservar e interpretar la música que les da la identidad.
 
Aldo Luis Marín, el jefe de familia también comparte sus conocimientos a través de clases a niñas y niños de la comunidad, porque fue pionero en la creación de una banda de música filarmónica que igual por la pandemia paró todas sus presentaciones.
 
Con más de 30 años de trayectoria, Aldo piensa que la música debe seguir fomentando, pero lo mejor es desde la música tradicional, los sones y canciones que identifican a su localidad y al Istmo de Tehuantepec.
 
“Lo que hice con mis hijas fue motivarlas en la música, en primera porque heredé ese gusto por mi padre y mi familia, después por que creo que ellas son una generación que debe seguir conservando lo nuestro, tocando una canción  no se pierde nuestra esencia, ni nuestra cultura, la música es cultura y por eso la conservamos”, dijo.
 
Crucita Martínez Martín ,  inició en este arte  a los 13 años de edad, hoy como madre de familia y esposa considera que les inculcó a ellas  la música tradicional porque  es “la esencia de su cultura zapoteca”.
 
Tocar  desde el corazón es lo que les ha funcionado y esta idea de hacerlo  en familia aún más, porque su intención es mostrar que el encierro por una pandemia les dejo algo bueno, que es  lograr un ensamble en familia de lo que les apasiona, que es la música.
 
Familia Luis Martínez4
 
“Sentir los sonidos y ritmos y difundirla es lo que nos apasiona, nada ha sido sencillo, pero aquí estamos tocando y avanzando, esta pandemia nos afectó a todos porque  se cancelaron las  tocadas y eventos, pero eso no significa que dejemos de hacer música porque es algo que lo haremos toda la vida”, señalaron.
 
Los ensayos se programan y las canciones también,  mientras tanto ya preparan su tercer tema en familia, aún no definen cual será, porque hay muchos en su repertorio, pero seguramente pronto darán una sorpresa, lo que hacen es seleccionar un tema en zapoteco que haya sido un éxito entre la comunidad, lo ensayan, lo graban y lo comparten de Unión Hidalgo para el mundo a través de sus redes sociales.
 
 
Diana Manzo / Agencia de Noticias IstmoPress
Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *