El baúl de Victoria, textiles que conservan la cultura zapoteca

#Juchitán 05 may (#Istmopress) .- El baúl de Victoria es un proyecto textil que surgió con la finalidad de conservar la cultura zapoteca, su creadora  Victoria Guzmán Cabrera promueve más que una “ropa típica de la mujer istmeña (enaguas y huipiles)” una forma de vida, una concepción de belleza y valor al trabajo.

Las prendas de “El Baúl de Victoria” buscan rescatar la vida antigua de las abuelas, los diseños que utilizaban en las velas (fiestas nocturnas), ceremonias sociales y festividades para que las nuevas generaciones reconozcan su cultura y la porten en las actuales celebraciones.

Socióloga de profesión pero zapoteca de corazón, Victoria es originaria de Asunción Ixtaltepec, cuna de artesanos de barro y también donde la mujer viste con ropa típica, de la cual heredó su amor por las prendas.

A pocos meses de concluir la universidad hace cinco años, Victoria regresó a la región del Istmo y junto con el comité Melendre emprendió una campaña fotográfica “Retratos de nuestra historia” en la cual recorrió diversos puntos de la región oaxaqueña para conocer los oficios de los adultos mayores.

Conoció a las bordadoras de tejido a mano y cadenillas de las cuales se enamoró  por la capacidad de conocimiento que cada una plasmaba en sus diseños a lo que pensó como ayudarlas para poder expandir su producto no solo en el estado de Oaxaca sino a nivel mundial.

A la par con su profesión, Victoria creó a través del internet una tienda virtual de prendas para vestir y accesorios de los cuales ha sido un éxito y recientemente le fue entregado un galardón de parte de la organización “Todos somos México” quien selecciona anualmente a emprendedores del arte y la cultura.

Victoria reconoció que su proyecto no fue planeado sino se dio por casualidad y por fortuna ha funcionado, sus prendas no solo llegan a la república mexicana sino a nivel internacional y actualmente inauguró una tienda de forma física para que sus clientes de Juchitán y localidades del Istmo de Tehuantepec aprecien las texturas de las telas y  los diseños en vivo.

De carácter alegre y sonriente, la joven emprendedora reconoce que el éxito de su negocio ha sido el respeto por las manos mágicas de las mujeres tejedoras.

“Cuando decidí emprender el negocio virtual, platique con las bordadoras y les dije que lo que menos deseaba era explotarlas sino más bien que los clientes  reivindiquen y valoren la indumentaria que ellas tejen con el sudor de su frente”, sostuvo.

La chispa con la que se conduce da muestra de una mujer sensible a la vida, Victoria es risueña e inquieta, siempre buscando como plasmar la concepción de la belleza en sus diseños.

“La ropa que ofrece el Baúl de Victoria ha sido utilizada en las velas de mayo de Juchitán y también en otras festividades, los diseños los hago yo, me gusta mucho la cadenilla porque según las abuelas zapotecas e ikotjs (huaves) muchos de los diseños que se utilizaban antes son relacionadas a su mar, a sus cultivos, a su entorno, por ejemplo existe “la jaibera” el cual se le conoce a una red para pescar y algunos diseños llevan este conocimiento”, explico.

Añadió que al conocer más y mas el proyecto de los bordados, el respeto aumentó para las bordadoras, por que muchas de ellas sin saber  leer y escribir , trazan la tela, utilizan las matemáticas y logran los  tejidos.

En la actualidad solo las personas adultas y adultas mayores visten a diario con la ropa típica, en el caso de Victoria lo ha adoptado por gusto y se ha convertido en una forma de vida.

“Usar las prendas que vendo también demuestran identidad cultural, recuerdo que mi abuela me contaba que hace más de medio siglo en los pueblos del Istmo,  las mujeres que se casaban comenzaban a portar la enagua y huipil era señal que se convertían en señora, sin embargo yo lo uso porque me gustan los diseños, las texturas, en especial la cadenilla”.

Victoria se ha vuelto cada vez más sensible ante las texturas que observa al visitar a las bordadoras, quienes están contentas con lo alcanzado, bordan sin cansarse porque saben que sus clientes lucen satisfechas lo que realizan con el corazón.

“Al emprender este proyecto cuidamos los detalles, desde la fotografía, el uso de la prenda, los accesorios, el trato con las bordadoras, las telas, las texturas, los hilos, los diseños, es un gran proceso de ir  y venir pero de mucha satisfacción, cuando les platico que sus prendas llegan al extranjero se emocionan y me dicen cuando nos traes más”, expresó.

Para la joven emprendedora los sueños duran mientras existan las ganas y la motivación y para seguir contribuyendo al fomento a la cultura prepara talleres de bordado para sus clientas con la finalidad de que valoren las horas que a diario dedican las mujeres para confeccionar un traje regional y poder darles el valor que requiere.

“He platicado con ellas y están entusiasmadas de compartir lo que saben hacer, obviamente los años  de experiencia les dan calidad y perfección en sus bordados, pero el hecho de que compartan lo que saben, es una admiración”, expresó.

Victoria aspira a seguir creciendo en su negocio de ropa típica y esta lista con nuevos diseños para ofertar en el mes de mayo, considerado el de mucha algarabía y velas tradicionales en el Istmo de Tehuantepec.

Diana Manzo/Corresponsal

El baúl de Victoria, textiles que conservan la cultura zapoteca 1

13010716_1380526675306304_5894799175816570641_n

13116057_1394419590583679_4159858251178311659_o

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario en: “El baúl de Victoria, textiles que conservan la cultura zapoteca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *