Adiós a Rolando, el coceista de la Nueva Generación

#Juchitán 19 ago (#Istmopress) .- Dos balas fueron las que lo dejaron sin aliento, su alma no pudo más y su corazón dejó de latir la noche del martes 17 de agosto, una noche lluviosa cuando viajaba en su coche color arena, el adiós solo es momentáneo dicen algunos, otros con expresiones de dolor y tristeza le dicen “Hasta Siempre”, su esposa y su hija con la esperanza de algún día reencontrarse con él, “le tiran un puño de tierra”, sus padres y hermanos con gran amor le lloran y le dicen “adiós Rolando”, el coceista de la Nueva Generación.

Despedirse de su hogar, de aquella estructura donde tiene enterrado su ombligo como lo hacen solo las y los zapotecos para decir que su alma vive, engrandeció aún más el dolor y la tristeza de sus acompañantes, sabían que por última vez Rolando Vásquez Castillejos recorrería las calles y avenidas de su natal Juchitán, está vez de diferente manera, no como el líder que sonrío y saludó de mano en mano a sus paisanas y paisanos en sus épocas de campaña política sino como un hombre al que le arrebataron la vida y el que su familia exige Justicia.

¡Justicia! ¡Justicia! Gritaban las voces de los varones que acompañaban al cuerpo de Rolando, mientras que las mujeres, su madre, hermanas, familiares y amigas envueltas en lagrimas, porque su mente y corazón no entendían que su presencia física dejaba este mundo terrenal.

Rolando llegó a su oficina, collares de flores de guie chachi (Flor de Cacaloxóchitl) abrazaron su féretro y también una bandera roja con la leyenda “Cocei Nueva Generación” lo cobijaron, este fue su sitio preferido como lo describió Sergio Vásquez Paz, su amigo de batallas y de lucha. “En ese lugar llegaba todos los días a muy temprana hora sin importar festivos y fines de semana, y lo hacía porque su preocupación era un Juchitán mejor, que viviéramos en paz”.

Un minuto de aplausos le dedicaron sus acompañantes, nuevamente la palabra “Justicia” se hizo presente, uno de sus hermanos, René Vásquez exigió al presidente municipal y a las autoridades el esclarecimiento de la muerte de Rolando.

Su féretro recorrió el centro de Juchitán, parecía un mitin político como los que encabezó hace apenas unos meses cuando fue pre candidato a la presidencia municipal de Juchitán, el sonido de las mototaxis daban cuenta de que alguien venia y también la música alegre, como era su forma de ser según cuentan sus amigos y conocidos.

Abogado de profesión, hace 18 años fundó la Cocei “Nueva Generación” con el objetivo de reivindicar la lucha que esta organización social y política tuvo en los años ochentas cuando obtuvo el primer municipio de izquierda en el país.

Mujeres, las juchitecas de su organización, la Nueva Generación, encabezaron el contingente con una gran lona de vinil, la foto de Rolando y su nombre acompañaron al moño negro y junto a él una leyenda que aseguran es su frase favorita “El aliado del Pueblo eternamente en el corazón de Juchitán, Lic. Rolando Vásquez Castillejos”.

La multitud de nueva cuenta cobijo el féretro, los rayos del sol cada vez eran más fuertes, calaban como cala el frio de invierno, pero aquí eran las gotas de sudor de todos los presentes.

El respiro hondo de Sergio Vásquez de Paz y su voz mantuvo callado a los acompañantes, quienes atentos lo escucharon: “Juchitán está de luto, Rolando Vásquez Castillejos luchó por un Juchitán mejor, la familia, su esposa e hija estamos tristes, este asesinato no puede quedar sin justicia al igual que el resto de los que ocurren en Juchitán, exigimos el esclarecimiento de los hechos a los tres niveles de gobierno”.

¡Tú no estás muerto Rolando, estás vivo! Insistió y repitió Sergio Vásquez antes de que Rolando abandonara la explanada del palacio municipal, un sitio emblemático e histórico de los juchitecos.

La música, su compañero en sus diversas acciones y gestiones también estuvo presente y lo acompañó en este su ultimo viaje, “el amigo”, tema de la inspiración del autor Roberto Carlos interpretado por la banda de música lo llevó hasta su ultima morada, el panteón Domingo de Ramos, en donde sus restos descansan a partir de hoy.

Diana Manzo/Corresponsal

 

juchitán 3

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *