En riesgo la apicultura por pesticidas y cambio climático en el Istmo de Tehuantepec  

#Tapanatepec 12 Sep (#istmopress) – Adela Solar es maestra y apicultora desde hace 15 años, disfruta dar clases en las aulas pero también le apasiona convivir con las abejas y la naturaleza; y junto con su nieta “Luna” busca el relevo generacional, sin embargo a ella le preocupa que los químicos de la fumigación de los cultivos del mango maten a estos insectos.

Aunado a esta problemática,  también la mantiene en zozobra la sequia de los cultivos  derivado del cambio climático que retrasa la floración en los campos de la zona oriente del Istmo de Tehuantepec.

La región del Istmo  de Tehuantepec ocupa el quinto lugar a nivel regional en producción de miel (6.37 por ciento total) con un inventario de 39.132 colmenas de 227 productores.

De ese total, 115 son de Tapanatepec, algunos son libres y organizados en siete agrupaciones, quienes  viven la afectación de su producción de miel a causa de los  constantes químicos que dañan no solo a las colmenas  sino también el medio ambiente.

Según  Secretaría de Agricultura Ganadería Desarrollo Rural Pesca y Alimentación (Sagarpa) la entidad oaxaqueña ocupa el sexto lugar de producción apícola, siendo un total de 3 mil 800 productores (SENASICA 201, PGN 2016), quienes poseen alrededor de 350 mil colmenas (PGN 2016).

Las regiones con mayor producción en el estado son la región de la Costa, con una aportación en la producción de 49.11 por ciento seguido de la Mixteca y Valles centrales.

Lino Velásquez, titular de la delegación Sagarpa reconoció que la región del Istmo no ha podido competir en esta actividad debido a la constante fumigación con pesticidas  de los cultivos de mango en esta zona de Oaxaca, cuya región ocupa el primer lugar a nivel nacional.

“Es una constante controversia entre los apicultores y los productores de mango del Istmo de Tehuantepec,  esta región principalmente en las localidades de  Chahuites, Tapanatepec, Niltepec y Zanatepec es considerada cuna del mango, aquí cada vez más productores, actualmente suman 15 mil hectáreas y por tal razón las fumigaciones son constantes”.

Precisó que por esta fumigación y uso de insecticidas, la apicultura del Istmo de Tehuantepec no ha podido alcanzar un buen lugar a nivel estatal, sin embargo precisó se están buscando los mecanismos para erradicar el uso de pesticidas, especialmente el “Malantion”.

 

*El ritual de Adela

 

Adela  Solar, es la titular   del sistema producto apícola A.C en Oaxaca, es dueña de unos 200 colmenares, actividad que asegura es rentable para vivir en esta zona oaxaqueña.

Al llegar al colmenar su ritual comienza con el preparado  del incienso de ocote, el cual es un aviso para que las abejas del tipo “africanizadas”  noten  su presencia, posteriormente se coloca su equipo apicultor de color blanco, su capucha y sus guantes,  toma el ahumador y comienza a rociarlo a un costado de las cajas de madera, del cual poco  a poco comienzan a fluir los insectos.

“Esta conexión con las abejas es el sentido que le ha dado a mi vida, en esta hemos caminado solos, vamos a cursos, nos capacitamos porque creemos que las cosas pueden lograrse, y aunque no ocupen los primeros lugares del país, nos sentimos a gusto produciendo miel”, expresó.

Las abejas  que salen de las cajas para pecorear el polen son las que luchan por salvar sus vidas de las fumigaciones,  y lo hacen en la etapa de floración, no son una o diez, tampoco cien sino miles las que mueren cada vez que la avioneta cargada de pesticidas tipo “malantion” da piruetas sobre los sembradíos de mango, principal actividad agrícola en Tapanatepec, Zanatepec y Chahuites.

“En cada colmenar llegamos a tener miles de abejas, cada una se pega en los bastidores que son un total de  diez, para lograr la producción pasan días y semanas, inclusive meses, son tres etapas, la de alimentación, floración y la ultima, es la cosecha que abarca de diciembre hasta marzo, es en la  etapa de floración cuando mueren hasta un 50 por ciento de este insecto”, detalló.

Con la desesperación de que cada vez mueren más insectos por el uso de pesticidas, explicó que el Sistema producto mango también ha estado abandonado y es urgente que la autoridades agrarias federales como la Sagarpa y estatal como la Sedapa renueven las formas de combatir la plaga de la mosca de la fruta.

“Hemos luchado contra las fumigaciones desde hace una década, se pierde un mes de cosecha y solo se logra el 50 por ciento en cada temporada, cada colmena produce entre 25 y 30 kilos de miel porque al morirse no hay suficientes abejas aunado a la sequia que también afecta a la floración”, explicó.

Relató que en lo general los programas gubernamentales agrícolas solo han funcionado en el área de capacitación pero de recursos es nulo y todo porque el gobierno desconoce que la apicultura sea una producción agrícola que logra 900 kilos por  temporada de miel en un apiario  de 30 colmenas.

La productora de miel explicó que el año pasado aunado a la fumigación, también la sequia provocó que pocas flores se cultivaran  a  consecuencia del cambio de climas en la zona, en donde la lluvia simplemente no se dejó caer.

“Muchas colmenas han estado en  colapso, no sabemos si es por la falta de lluvia que impidió flores nuevas,  el uso asesino de plaguicidas o también la tala desconsiderada de arboles que se ha dado mucho también en la zona aunado al robo, son cuatro problemáticas que atacan a la actividad apícola, sin embargo nuestras ganas de vivir autosustentables nos fortalece a resistir”, agregó.

Resaltó que los apicultores también han vivido varias dificultades  en sus cosechas como son las colmenas siniestradas, en donde el año pasado se dieron algunas y en otros casos los robos de la miel y la destrucción de la colmena.

“Problemas de robo lo tenemos que resolver nosotros, una colmena completa tiene un valor de 2 mil pesos sin contar las horas de trabajo y producción, la perdida del 2015 no movió a ninguna institución, el productor tuvo que cubrir los gastos y adquirir colmenas para reactivar su producción”, expresó.

Añadió que las  plagas son otra forma de lucha constante con la producción apícola , en temporada en que se alimentan las abejas, en especial  “La Barroa”  que es un piojo pequeño que vuelve “locas” a las abejas y el  escarabajo que mata la producción y la contamina.

“En diciembre del año pasado en la región de la costa oaxaqueña cuatro mil 500 colmenas se afectaron por el denominado Pequeño Escarabajo de Colmena (PEC) luego de que se trajeron 600 núcleos desde el Estado de Aguascalientes, por fortuna se ha montado un cerco sanitario de parte de las autoridades, el mal no se ha erradicado, sigue vigente”, expresó.

La miel oaxaqueña, principalmente las producidas en las regiones de la Sierra Sur y la Mixteca presentan una gran valoración en el mercado Europeo, mientras que la miel de la costa va a parar al país de Alemania.

Sagarpa  Oaxaca declaró que en los últimos dos ejercicios fiscales (2014 y 2015) se han apoyado proyectos de cerca de 8.5 mdp para tal fin y a través del Proyecto de Emergencias Zoosanitarias 2016, otorgará un apoyo de 2 mil pesos a cada productor afectado como apoyo por concepto de los gastos originados por la aplicación de las medidas zoosanitarias.

Adela aún no ha cerrado su circulo en la apicultura, sueña con tener su propia empresa productora de miel y exportar, porque reconoce que sin la abeja no habría seres humanos.

10

9

8

7

6

5

4

3

2

1

 

Diana Manzo / Agencia de Noticias Istmo Press

 

 

 

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *