Alfareros de Ixtaltepec, maestros de tierra y fuego

#Ixtaltepec 8 mayo (#istmopress).- A mil 450 grados centígrados, el barro del Guigu Bicu modelado por alfareros binni yaatis se funde con la arena y se convierte en ollas grandes –rojizas– que son utilizadas para cocinar Estofado, la comida de fiesta de los zapotecas del Istmo de Tehuantepec.

“La alfarería no es una tradición, es la cultura misma, la que nos hizo pueblo”, asegura Abelino Jiménez, maestro alfarero del taller “Regalos de la tierra” en Asunción Ixtaltepec. La crónica del asentamiento de su pueblo en este sitio respalda su dicho, sus antepasados decidieron fundar Ixtaltepec porque encontraron el barro adecuado para su alfarería.

Ollas, platos, tinacos, macetas, cántaros, muñecas… son algunos de los objetos rituales y decorativos que se producen en los talleres de alfarería instalados en este municipio zapoteca, donde unas cien familias resisten al menosprecio y discriminación de este oficio milenario, en tiempos que la idea de “progreso” amenaza las formas básicas de convivencia con la naturaleza y entre las personas.

Competencia desleal

Abelino Jiménez es descendiente de una familia de alfareros, conoce el oficio desde niño y sabe que no son buenos tiempos. La sobreexplotación de bienes naturales por parte de empresas constructoras en la cuenca de Guigu Bicu escasea las materias primas en la región.

Los objetos de plástico también representan una competencia desleal para los alfareros y para otros oficios. Abelino dice que además es nocivo para la salud “el plástico ha venido cambiando la forma de vivir, estamos inundados de plástico, contaminando nuestro lugar de vida”.

Recuerda que no siempre fue así, pero actualmente muchos que dicen “tener cultura” ven a los alfareros como “gente de nivel bajo”, hay discriminación por considerarles analfabetas, lo cual aleja a los jóvenes del oficio, así como la misma discriminación los aleja de su lengua materna.

Sus compañeros alfareros sugieren que en los bachilleratos deberían enseñar alfarería, como un taller más de tecnología.

La tierra y el fuego

El lodo es extraído en la cuenca del Guigu Bicu, después de secado, molido y cribado, pasa por diferentes procesos de inmersión en agua, colado y mezcla con arena fina, hasta conformar una masa homogénea de color gris verdoso, brillante.

Mientras unos dan forma a las piezas con las manos y tornos de pie, o incluso andamios para las piezas de mayor tamaño, otros les dan el acabado, empleando técnicas de modelado.

Las piezas se secan en la sombra, para después meterlas al horno que durante 8 horas de fuego alcanzará la temperatura máxima de mil 450 grados centígrados, lo cual funde los materiales en una sola pieza y les da su color característico. Son piezas que pueden durar siglos en su misma forma. (Regalos de la tierra tiene el horno más grande de Ixtaltepec donde se pueden cocer de manera simultánea hasta 90 piezas de barro).

El maestro Abelino asegura que la calidad del trabajo reside en el horneado a alta temperatura, en Oaxaca sólo en el istmo se trabaja a punto de fundir la arena, por eso son objetos tan duraderos.

La esperanza

A pesar de la falta apoyo de los gobiernos y de caminar en contra de la idea de “modernidad” y “progreso”, Abelino Jiménez asegura que está tranquilo porque sabe que todo trabajo a la larga rinde frutos, si hay constancia y tenacidad, “te llegan tus 5 minutos de fama”.

El avance de la industrialización y la idea que pone al capital al centro de la vida, tampoco le preocupa de manera personal, sin embargo le duele que existan personas dispuestas a matar su entorno para tener “una mejor vida”, dice que el exceso de televisión a dañado a generaciones enteras, lo cual no es justo para nadie, pero no se enoja… porque dice “los hombres inteligentes no nos enojamos”.

“Dale un pensamiento bueno al universo para que se multiplique, para que se transforme”. Abelino Jiménez

 

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

2 thoughts on “Alfareros de Ixtaltepec, maestros de tierra y fuego

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *