Valores zapotecas florecen en el jardín “Luz María Serradell Romero”

#Juchitán 10 nov (#istmopress).- Desde hace dos años en el Jardín de Niños “Luz María Serradell Romero” en Juchitán,  los días lunes las niñas lucen su enagua y su huipil, y  los niños su camisa y pantalón de manta, es el atuendo típico del pueblo zapoteca del Istmo de Tehuantepec.

No se trata de un uniforme estandarizado sino personalizado, algunas niñas portan su enagua de rabona, otras de holán, de bordado a mano, cadenilla y de cuchilla es decir modelan todos los atuendos que las abuelas y madres utilizan en distintos momentos de la vida social y diaria de Juchitán.

En cambio los niños, algunos visten de guayabera o filipina blanca y pantalón del mismo color, la mayoría lo usa de tela de manta y uno que otro de opalina y popelina, sin olvidarse de sus huaraches de cuero, como los abuelos juchitecos.

El origen del impulso a los valores y rescate de costumbres fue por acuerdo de la plantilla docente, quién decidió adoptar el Plan para la Transformación de la Educación en Oaxaca (PTEO), modelo educativo que propone la sección 22 de la CNTE contrario a la Reforma Educativa de la SEP.

Este modelo  educativo según los docentes (Laura Carro García, María Elena Sánchez Posada, Mónica de Julieta García Santiago, Marlene Zárate Villalobos, Ana Luis Jiménez Ruiz y Georgina Velázquez Aguilar y Rubén Fuentes Rivera) ubica una educación personalizada para el estudiante, donde sus tradiciones, cultura, lengua, gastronomía y modo de  vida, están plasmados en la educación de las aulas y contribuyen al desarrollo social de la identidad de un pueblo y estado, en este caso Juchitán, región Istmo y Oaxaca.

Esta escuela fundada el 14 de Septiembre de 1987 busca ser un modelo de la educación en Oaxaca, donde se coseche el núcleo familiar y por ende las tradiciones de un pueblo indígena, sin olvidarse de los avances tecnológicos del mundo actual.

En las aulas de “Luz María Serradell Romero”  128 menores de seis años aprenden a ser felices con el aprendizaje , 69 son hombres y 58 mujeres, quienes a través del  conocimiento de sus profesores anhelan conquistar un abanico de oportunidades profundas para la vida con aporte comunitario.

Rubén Fuentes Rivera, quién actualmente imparte el tercer grado de preescolar y también tiene el cargo de director encargado compartió que en el 2013 cuando les informaron del PTEO no dudaron en cobijar este proyecto educativo, porque lo vieron viable para su institución además de que recupera la tradición y valores de un pueblo, dos puntos importantes que la sociedad actual parece olvidar.

“Como maestros dimos el ejemplo, llegamos un día al homenaje vestidos con el atuendo istmeño y los niños y niñas nos preguntaban que si íbamos a ir a una fiesta y les dijimos que no, que veníamos a la escuela a dar clases, les explicamos el valor de la vestimenta y también a los padres de familia, quienes en un principio estuvieron renuentes pero actualmente han comprendido el valor del traje típico del pueblo zapoteca, les gusta que hasta ellos lo portan en nuestras celebraciones de escuela”, refirió.

El atuendo también ha sido adoptado por las maestras practicantes de la Escuela Normal Urbana Federal del Istmo (ENUFI), en quienes se ha vuelto tradición.

Además de los días lunes, la enagua y huipil, la guayabera/filipina y pantalón blanco también se porta en clausuras, eventos culturales y cívicos donde participa la institución educativa.

La alimentación,  su prioridad…

Aunado a la indumentaria, también los docentes de la Luz María Serradell (pionera de los derechos de las educadoras en México de los años treinta) también le han apostado a la alimentación típica pero balanceada.

A través de asesoría de nutriólogos y psicólogos así como del foro ecológico para el conocimiento de los residuos solidos, en la institución no se consume comida que genere “basura” como son plásticos y vasos desechables y tampoco existe “tienditas”.

Las maestras y maestro conjuntamente con el personal de apoyo  y asistencia ( Eira Santiago Chévez y Sócrates de la Cruz Santiago) han privilegiado al plato del buen comer y por medio de una calendarización los padres de familia elaboran alimentos cada día de la semana que incluya verduras, carbohidratos y  alimentos de origen animal y vegetal.

jardin de niños juchitan 2

Laura Carro García  y Mónica Julieta García Santiago relataron el ejemplo fue la base del éxito para que los padres y madres de familia contribuyeran.

“Decidimos cerrar nuestra cooperativa escolar, en una reunión de organización acordamos un modelo para poder combatir con la basura, anteriormente abundaban platos y vasos desechables aunado a jugos y refrescos procesados, todo eso ha desaparecido, ahora cada padre y madre de familia mediante un calendario, cocinan para todo el grupo una vez al mes o cada 25 días, varían los alimentos del plato del buen comer y beben agua de fruta de temporada”, expusieron.

Para María Elena Sánchez Posada, Marlene Zárate Villalobos y Georgina Velásquez Aguilar , maestras de más de 25 años de servicio, el PTEO les ha inyectado de ánimos porque han renovado su forma de pensar y actuar frente al grupo.

“Ahora las cosas son más vivenciales, hemos reafirmado lazos de familia, compartimos la lectura de cuentos tradicionales y también damos más horas de sí, en ocasiones nos vamos a las 3:00 o 4:00 de la tarde, inclusive hasta nuestro carácter ha cambiado, tenemos más ganas, porque este proyecto que es una realidad ha funcionado y lo vemos con los niños y niñas a diario”, recalcaron.

Ana Luisa Jiménez Ruiz, maestra de recién ingreso en el centro educativo confesó que el día lunes cuando se presentó se “llevó una gran sorpresa”, porque le causó conmoción y admiración ver  a decenas de niñas vestidas con ropa típica de su localidad y más aún a sus compañeras maestras.

“El proyecto de la indumentaria y la alimentación es de diez, me comentan que los menores se enferman menos, asisten más a clases, esto garantiza una seguridad en los padres y eso es lo mejor”, expuso.

Con este modelo de alimentación, han participado en eventos a nivel estatal, regional y escuelas de nivel primaria para que hagan una demostración de cómo ha funcionado en la institución el plato del buen comer.

jardin de niños juchitan 4

jardin de niños juchitan 5

Aseguran que de la evaluación punitiva solo hay desinformación y que solo les ocupa “educar

Respecto a la evaluación punitiva, esta plantilla educativa refirió que existe una desinformación y psicosis al respecto, porque hasta la fecha no se sabe que tan legítimo es la postura de la Secretaría de Educación Pública.

“No hemos recibido información oficial solo sindical y tampoco ningún funcionario del nuevo IEEPO nos ha visitado y platicado respecto a la evaluación, creemos también que en ningún lugar dice que por no aprobar un examen nos van a despedir, no lo sabemos, en lo que sí nos ocupamos es en educar bien a los pequeños”, refirieron.

Rosalía Altamirano Fuentes, docente de la ENUFI y responsable de las maestras practicantes calificó el trabajo de los maestros como una escuela modelo, porque han sabido organizarse, tienen la meta fija en proyectos educativos de alcance mayor y manejan una estrecha relación con sus padres de familia, dijo es algo extraordinario.

“Este proyecto que han puesto en práctica, muestra más allá de una reforma educativa, que plantea una evaluación punitiva, ahí es donde esta lo “raro” de esto, sin embargo estos docentes caminan, no se detienen, se ocupan en lo que verdaderamente les importa, educar para ser feliz”, detalló.

Durante el fin de semana, la Escuela Luz María Serradell Romero recibió la buena nueva de que han ingresado al programa de escuelas de Calidad y que eso indica que recibirán en un corto tiempo recursos para la adquisición de inmobiliario educativo para sus estudiantes.

Diana Manzo / Corresponsal

jardin de niños juchitan

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *