No somos estorbos, tampoco inútiles, somos seres humanos: Discapacitados

#Juchitán 17 nov (#Istmopress) .- En un pequeño cuarto de concreto los días y las noches transcurren lentamente para Juan Cabrera Sampé, un joven y padre de familia de 31 años de edad originario de Juchitán en la región del Istmo de Tehuantepec, hace cinco años una bala en su columna vertebral le afectó la movilidad de su cuerpo, lo dejó discapacitado y hace dos años consecuencia de un virus le amputaron una de sus extremidades-la izquierda- que lo mantiene postrado por el resto de su vida en una cama.

Juan es uno de los siete mil discapacitados que habitan en la región del Istmo de Tehuantepec y en la segunda entidad- Oaxaca- que ocupa el mayor numero de personas con discapacidad a nivel nacional, en donde parecen ser seres humanos “invisibles” y no “existir” para las autoridades, así es el animo y la percepción que ellas y ellos tienen.

De acuerdo con datos del Censo de Población y Vivienda 2010, poco más de 227 mil personas residentes en Oaxaca señalaron tener dificultades para realizar actividades consideradas básicas de la vida cotidiana (discapacidad), que representan 6% de la población estatal.

En la población con discapacidad la proporción de mujeres (52.5%) supera a la de hombres (47.5 por ciento). La tasa de población de personas con discapacidad para cada región, permite identificar que es en la Mixteca donde se observa la tasa más alta, 92 personas con discapacidad por cada mil habitantes; mientras que en la Costa es donde se ubica la más baja, 51 personas con discapacidad por cada mil habitantes.

En Oaxaca, la edad avanzada (33.8%) y las enfermedades (31.9%) son las causas más comunes de discapacidad; le siguen aquellas de origen congénito o adquiridas al momento del nacimiento (14.3%) y las derivadas de un accidente (11.7 por ciento). Por región, destaca que en la de Papaloapan se concentra el mayor porcentaje de discapacidades que tuvieron como origen una enfermedad (39.2%), mientras en la región Sierra Norte se concentra el menor porcentaje (28.9) por la misma causa.

*Diez meses en espera de apoyo “Bienestar”

“Nos han cosificado, minimizado y borrado del mapa” expresa Juan, quién hace diez meses espera ansiosamente recibir su apoyo de mil 050 pesos bimestrales del programa “Bienestar” que impulsa el gobierno de Oaxaca Gabino Cué Monteagudo.

Cada discapacitado desglosando los mil 050 bimestrales recibe 17 pesos con 50 centavos diarios que le sirven para comer y pagar sus medicinas, recurso que está por debajo de la media del salario mínimo que en México según la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos mediante resolución publicada en el Diario Oficial de la Federación del 18 de diciembre de 2015. Vigentes a partir del 1 de enero de 2016 es de 73 pesos con 04 centavos.

“Sí esos 17 pesos no nos dan, menos podrán darnos 73 pesos, el discapacitado en Oaxaca es un cero a la izquierda, todo el padrón que existe no ha cobrado, en mi caso estoy postrado en mi cama, esperando un “milagro” porque más ya no podemos”.

Vive solo con su hija Marilyn de nueve años de edad, su esposa lo abandonó y su madre lo visita frecuentemente, no tiene estufa y tampoco lavadora, por las mañanas prepara el desayuno desde su cama, coloca cerca de ella una cubeta llena de carbón y una parrilla y los fines de semana de igual forma con dos cubetas lava la ropa a mano.

Juan está invadido de llagas, son enormes que le cubren la cadera, y a pesar de tener seguro popular la atención que ha recibido en el hospital es buena desde el lado profesional de los médicos y enfermeras pero no así de los medicamentos e insumos, los cuales a través de ayudas y donativos ha podido comprar, porque dinero no tiene.

El pasado lunes salió del hospital, sus llagas, las enormes ulceras que le cubren toda la cadera se infectaron, estuvo a punto de morir, su sangre se contaminó por unas horas, su pobreza, la soledad y su estado de salud le impide avanzar porque no tiene recursos económicos.

Hace cinco años se convirtió en cristiano y por invitación de amigos y compañeros se unió a la asociación civil “Marchado sobre ruedas”, el cual fundó Noel Martínez López, quien también padece una enfermedad que lo ha dejado discapacitado, la Hemofilia.

En ese pequeño cuarto Juan no pierde las esperanzas, confiesa que si no se entregará a “Dios” creo ya se hubiera suicidado debido a que ha sido un total “calvario” lo que ha vivido a falta de atención de las autoridades, quienes desplazan a las personas con discapacidad.

“Las instituciones simulan que nos apoyan, solo brindan las atenciones a medias, en mi caso apenas y terminé la primaria, mi estado critico de falta de movilidad no le importa al estado, con mil pesos no nos alcanza para nada, no contamos con un hospital para personas con discapacidad, aquí en Juchitán somos muchos los que tenemos un acceso a la salud limitado, encima que no hay educación y tampoco dinero”, expresó.

Al igual que Juan, Noel Martínez López coordinador de “Marchado sobre ruedas” recalcó que en el estado de Oaxaca a pesar de ser un estado con muchos discapacitados no existen políticas publicas para atender a este sector que vive mucha vulnerabilidad.

“Nosotros los discapacitados no tenemos derechos como la gente que llaman normal, la educación en los Centros de Atención Múltiple no alcanza para todos, por ejemplo los adultos mayores no tienen un espacio para recrearse, los jóvenes tampoco , hace tres años pedimos al actual presidente de Juchitán ayudarnos con un centro de computo para personas con capacidades diferentes, pero todo ha quedado en promesas, nada se cumplió”.

Dijo que a pesar de que las estadísticas arrojen que poco más de la población con discapacidad en la entidad es derechohabiente a alguna institución de salud, según Inegi 2010, el 52.2% de hombres y 55.4% de mujeres, es una falacia pues la realidad es otra cosa.

“Cuando visitamos a Juan pudimos observar que la atención estaba de parte de los médicos y enfermeras, pero no así los insumos y medicamentos, el tratamiento que lleva es caro y lo mas triste es que las políticas publicas para discapacitados no lo hay en la entidad, en mi caso soy Hemofílico y para sobrevivir vendó en la calle y con apoyo de amigos sinceros, porque del estado no obtenemos nada, bueno recibíamos mil pesos cada dos meses, es decir mil al mes, como 35 pesos diarios, menos del salario mínimo”, explicó.

Los discapacitados esperan ansiosamente este apoyo del gobierno de Cué, algunos han planeado comprar sus medicamentos y otros para pagar sus deudas porque en esos diez meses han tenido que comer, vestir e ir al médico.

 

Diana Manzo/Agencia de Noticias IstmoPress

 

juchitan3

 

juchitan2

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

3 thoughts on “No somos estorbos, tampoco inútiles, somos seres humanos: Discapacitados

  • noviembre 20, 2016 en 12:47 pm
    Permalink

    A la persona responsable de la nota me urge el domicilio de Juan Cabrera para hacerle llegar algunas donaciones.
    De antemano agradezco la distinción de sus atenciones.
    Su seguro servidor.
    Miguel Zárate Ramírez.
    ARCÁNGELES SIN ALAS.
    C.E.O. and Founder.

    Responder
    • noviembre 20, 2016 en 5:23 pm
      Permalink

      Miguel Zárate Ramírez.
      ARCÁNGELES SIN ALAS.
      C.E.O. and Founder.

      Le agradecemos su interés le pedimos que envíe un mensaje a contacto.istmopress@gmail.com para confirmar su correo y enviarle la información que requiere. Muchas gracias.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *