Niños centroamericanos buscan refugio contra la violencia

Por Martín Vargas

Ciudad Ixtepec 16 jul (istmopress) – Actualmente, la violencia y persecución, ejercida principalmente por actores criminales no tradicionales y no estatales como los son maras y pandillas, afectan de manera “desproporcionada” a niños, niñas y adolescentes en los países de la región denominada Triángulo Norte de Centroamérica (Honduras, El Salvador y Guatemala), forzándolos a abandonar sus países, solos o en compañía de familiares hacia México y Estados Unidos.

La Agencia de la Organización de la Naciones Unidas para los Refugiados – ACNUR, reveló a través del estudio “Arrancados de Raíz”, realizado en la frontera sur de México, un 48.6% de los niños, niñas y adolescentes no acompañados entrevistados habrían salido de sus países a causa de la violencia y la persecución, pudiendo requerir protección como refugiados.

De acuerdo a lo informado por Jésica Cárdenas, promotora de los Derechos Humanos en el albergue de migrantes Hermanos en el Camino, con sede en Ciudad Ixtepec, los menores no acompañados o separados de 14 a 17 años que huyen de sus países ven truncado su proceso educativo ante la necesidad de proteger sus vidas.

“Durante su huida, tienen acceso limitado o nulo a programas educativos, de salud y servicios psicosociales que son primordiales para su desarrollo; servicios que también son limitados en los albergues y centros de detención migratoria a lo largo de la ruta”, y la mayoría desconoce que tiene el derecho de pedir refugio, para lo cual se le brinda asesoría.

En ese sentido la ACNUR y la Dirección General de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Comisión Europea (ECHO) llevan a cabo en Ciudad Ixtepec el proyecto de “Niños de Paz”, el cual se también se promueve en San Marcos y Petén en Guatemala, Tenosique y Tapachula.

Este proyecto se enfoca a promover la protección de la niñez no acompañada centroamericana a través de actividades educativas, recreativas y lúdicas, básicamente en la protección de los menores que se encuentran en albergues y/o centros de detención migratoria en México a través de actividades educativas y recreacionales, el fortalecimiento de las capacidades de autoridades e instituciones claves y de la sociedad civil, en mejorar la infraestructura de los centros y albergues y establecer mecanismos de identificación de los menores con necesidades educativas y de protección.

migrantes_istmopres_martin_vargas2

 

Negativa de refugio en México, causa de muerte para centroamericanos

Jésica Cárdenas Canuto, promotora de Derechos Humanos en el Albergue Hermanos en el Camino, explicó que en México la solicitud de refugio es un trámite que desafortunadamente puede concluir en la deportación, poniendo en riesgo a las personas que lo solicitan.

Dijo que hay casos registrado la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), donde las personas o familias después de negárseles el refugio son deportadas, y a días o meses de volver a su país son ejecutadas por el crimen organizado, sobre todo en el caso de las personas de El Salvador, donde las pandillas –en este caso los Maras- tienen informantes en todo el país, apuntó Cárdenas Canuto.

En ese sentido expresó que en el marco del programa internacional “Niños de paz”, en el albergue Hermanos en el Camino con el apoyo de la ACNUR se informa y asesora a los solicitantes de refugio, además de apoyar a las niñas y niños para comprender por qué tuvieron que abandonar su país a través de dinámicas lúdicos para su desarrollo psicomotor.

La promotora de DDHH, agregó que los menores de 1 a 12 años por lo regular viajan acompañados, sin embargo la mayoría de los adolescentes de 14 hasta 17 años viajan solos.

Respecto a la solicitud de refugio expresó que se reportan constantes negativas, debido a la interpretación de los lineamientos de la Comisión Nacional de la Ayuda a Refugiados (COMAR), quedando como única opción la reubicación del solicitante en otro domicilio, en su mismo país, lo que conlleva al riesgo antes mencionado de ser detectado por las pandillas.

Expresó que la solicitud de refugio es un trámite de 45 días hábiles, sin embargo no se respeta el proceso y lleva mucho más tiempo, además dijo que solo existen 3 oficinas de la COMAR, ubicadas en Tapachula, Acayucan y en el Distrito Federal, lo cual dificulta el procedimiento ante la gran demanda de refugio.

De acuerdo a los documentos publicados por la organización Sin Fronteras, menos del  25 por ciento de las peticiones de refugio son aceptadas. Más del 75 por ciento reciben la orden de ser expulsados de México y devueltos a las colonias de las que salieron huyendo.

migrantes_istmopres_martin_vargas3

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *