Germán Luis, el neurocirujano zapoteco que regresó de Cuba para curar a los suyos

#Ixtepec 12 octubre (#Istmopress).- 17 años después de vivir en Cuba para convertirse en Neurocirujano regresó a su natal Juchitán, pareciera ser una casualidad pero no, sino es una hazaña de la vida explicó Germán Luis, medico de origen zapoteca quién forma parte de la brigada de salud medica “Henry Reeve” que llegó de Cuba para apoyar solidariamente a los damnificados del terremoto del 7 de septiembre.

Germán Luis, junto con dos neurocirujanos de origen cubano se convirtieron en los primeros médicos en realizar una operación en esta especialidad en el Istmo de Tehuantepec el pasado lunes por la madrugada, el cual es de reconocimiento amplio para toda la sociedad oaxaqueña.

“La operación fue todo un éxito y también la recuperación, estamos felices porque es la primera vez que se practica una neurocirugía en mi Istmo, esto es de admirarse y aplaudirse, por eso reconozco y admiro a los cubanos, son médicos sumamente preparados y les agradezco que hayan venido a darles salud y atención a mi gente damnificada”, expresó Germán Luis.

Originario de la ciudad de Juchitán e hijo de Florinda Luisa, defensora de la lengua zapoteca, Germán Luis volvió de Cuba para curar a los suyos, no lo hubiera imaginado y menos que un terremoto sería la causa para apoyar a su gente que vive damnificada y que requiere de atención medica.

A los 21 años de edad Germán decidió estudiar medicina y se fue a la Habana Cuba, con sus propios medios y con su voluntad ingresó a la Escuela Latinoamericana de Medicina antes llamada de Ciencia Médica y concluyó sus estudios de medicina general.

Poco tiempo después elige una especialidad, la primera, de Medicina Familiar y de inmediato se postuló para la segunda, la Neurocirugia y de la cual ha aplicado sus conocimientos en el campamento de médicos cubanos que se ubican desde el pasado 30 de septiembre en el campo Che-Nita de Ciudad Ixtepec.

Además de las dos especialidades, Germán decidió estudiar diplomados en el área de salud y unos cuantos cursos, su amor por la medicina es muy fuerte que su mayor ilusión es montar su consultorio medico para atender a su gente del Istmo de Tehuantepec.

Germán estaba en Cuba cuando sucedió el terremoto y desde allá se enteró que la casa de su madre que le había heredado a sus hermanos y a él había sufrido afectaciones, por lo que decidió retornar y causalmente coincidió con la llegada de los médicos de la brigada Henry Reeve que pertenecen al ministerio de salud de Cuba.

“Soy un damnificado más pero mi amor por ayudar a los míos hizo que me integrara a la brigada medica, me enteré que habían llegado al Istmo por la embajada de Cuba en México y también por la encargada de asuntos académicos de la facultad de Cuba y de inmediato me reincorporé, soy el integrante número 41 de la Brigada Henry Reeve”, dijo.

El neurocirujano también es un damnificado, su casa se demolerá en los próximos días y eso le ha dado un motivo para seguir ayudando a sus paisanos a través de lo que le apasiona, que es la medicina.

“Ser médico no es una profesión sencilla, haber estudiado en Cuba ha sido uno de mis mayores sueños, lo he cumplido, tal y como se lo prometí a mi madre, la maestra Florinda cuando me fui a estudiar, le dije que volvería a Juchitán siendo un médico, y aquí estoy, dando mi mayor atención a mis paisanos quienes han vivido y viven una situación terrible como es un terremoto”, expresó.

Germán además de dar atención médica las 24 horas en el campamento médico cubano sobre neurocirugía, también ha participado en atenciones quirúrgicas del área de ginecología, es decir está en todo para colaborar.

A sus paisanos les habla en su lengua materna, el zapoteco y eso ha sido una gran ayuda para el equipo de médicos cubanos, pues Germán no solo da consultas sino ha fungido como traductor y con ello las atenciones medicas se han particularizado sobre todo a los pacientes de la tercera edad.

“Mi espíritu de ayuda esta siempre firme, eso me enseñaron mis maestros los médicos cubanos que ahora son mis compañeros en esta brigada Henry Reeve, la ayuda mutua y estar siempre aprendiendo, por eso estoy feliz de permanecer en este lugar día y noche, no es nada fácil pero nos gusta lo que hacemos”, recalcó.

Germán en lo posterior busca establecerse en su natal Juchitán, ahí piensa ubicar un consultorio, aún no sabe donde, pues su casa se derrumbó, pero de lo que está seguro es que será para ayudar a su gente, ha vuelto de Cuba para eso, para aplicar sus conocimientos y mejorar la calidad de vida en salud de los suyos.

 

Diana Manzo/Agencia de Noticias Istmopress

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario en: “Germán Luis, el neurocirujano zapoteco que regresó de Cuba para curar a los suyos

  • octubre 16, 2017 en 3:08 pm
    Permalink

    buenos dias, me gstaria tener los datos de este doctor ya que mi mama subrio un derrame hace un año y a la fecha presenta muchas secuelas

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *