Sabino Guisu, el arte con humo

#Juchitán 4 Nov (#istmopress) -Sabino Guisu, joven artista, rebelde como la sangre de todo zapoteca, creativo por herencia de sus abuelos que acuñaron la alfarería e innovador con su técnica del humo, la cual conoció desde su niñez  sin pensar que lograría un arte que trasciende, presentó  el viernes pasado en la Galería “El Ocote”, una instalación donde rindió tributo a la muerte y a su lengua materna, el zapoteco.

2

Es la primera vez que este artista presenta una obra en su natal Juchitán, y lo hizo en un espacio independiente, fundado recientemente por el  suizo  “Heinz Schaub” ,  a quién le agradeció el espacio y la posibilidad de compartir lo que hace con su gente, con sus amigos y familia.

La instalación Xandu’, catalogada por él como  una obra de Arte contemporáneo, es un tributo a la muerte indígena de los pueblos zapotecas,  inspirada en su lengua materna y de la gente que ha luchado defendiéndola y difundiéndola por el mundo como son Gabriel López Chiñas y Víctor de la Cruz.

Xandu’ recrea el espacio y la tradición del pueblo juchiteco en la época de Día de muertos, donde se mezclan los colores, sabores y olores. Sabino plasmó un espacio amarillento invadido de  flores de cempasúchil e  incienso de copal, además de una imagen de Víctor de la Cruz y un poema de Gabriel López Chiñas realizados con su técnica del humo, que entrelazan el recuerdo y la viva presencia de la tradición indígena.

3

En la galeria el ocote, rindió tributo a la muerte y a su lengua materna, el zapoteco.

 

“Lo que intento generar con el arte, con Xandu, es un pensamiento crítico en los que lo observan y lo analizan, es mi método de comunicación para decirles que amen su terruño, a la gente valiosa que vive en resistencia con su tradición y su cultura, su lengua y la vida misma, es una forma de representar a la muerte como temática de vida real en sus diferentes facetas y que a diario sin saberlo estamos involucrados”, expuso.

El gusto por el arte no fue casualidad, Sabino heredó de su padre la pintura y de su madre la música, sin embargo a su ingreso por el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca, recibió “una palmadita” como lo describe, de un personaje que admira mucho, el maestro Francisco Toledo.

4

“Llegué al IAGO con ganas de hacer música pero  salí  invadido de amor por las artes plásticas, es una institución gratuita donde se aprende monstruosidades de conocimientos, es una gran escuela donde mis ideas se expandieron, crecieron y de donde sigo aprendiendo,  no hay limites, porque Sabino no es más que eso, un ser que se alimenta del conocimiento diario”, sostuvo.

De gran sentido del humor y una sonrisa sin igual, recuerda que jugar con el humo más que con el fuego ha sido un gusto desde su niñez y lo hacia para descubrir que se podía trascender a través de dibujos, imágenes y detalles de la vida cotidiana.

“Lo que trato de hacer es capturar la huella que deja el fuego, de esas cenizas se logran grafías, que es la huella y un elemento real, en esta obra plasmo la imagen de Víctor de la Cruz con humo y también un poema del Didxhazaá  de Gabriel López Chiñas en un tronco”, sostuvo.

Los recuerdos le vienen a la mente “Y como no retratar y recrear la muerte, cuando a diario vemos escenas violentas, genocidio, recuerdo el año 2006, cuando en Oaxaca las llantas olían a humo, la represión, la muerte, sangre, y todo lo que se vive actualmente, lo llevan a seguir plantado en esta temática para concientizar.

“Pienso en un arte consciente, trabajo en lo que sucede sin perder el piso, si de 100 personas que vean mi trabajo, concientizamos a tres, es fabuloso, estamos cambiando, el arte es eso, un cambio social interpersonal e intrapersonal”, narró.

Disciplinado en su trabajo, insiste en que para un artista no hay horario y tampoco tiempos, solo mucha disciplina y amor , por lo que anunció que actualmente trabaja en un proyecto de arte textil con sus diseños en el poblado de Santa Ana del Valle.

“Es una técnica del Felpado, estoy en colaboración directa con los artesanos, estamos trabajando un arte textil, sin olvidar el humo y la muerte, no se trata de modificar sino de descomponer algo para bien, me siento muy contento”, relató.

Participar en el Ocote , una galería independiente,  para Sabino representó un placer, porque es un espacio libre, como él y  sin ataduras,  razón por la cual piensa volver en unos cuantos meses para mostrar un poco de lo que hace, a través de la técnica del grabado.

“Hacen falta muchos espacios como El Ocote, muchos lugares donde los artistas expongamos, para este año todavía me presentaré en el Distrito Federal y para el próximo año se contempla San Miguel de Allende, Los Ángeles California y otras ciudades”, expuso.

 

Con información  de DIANA MANZO/CORRESPONSAL

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *